¿Debería tener una aventura o un romance con un hombre casado?

Probablemente alguna vez te haya ocurrido que un hombre casado te hace una propuesta indecente, y en algunas ocasiones así empiezan las aventuras amorosas. Hoy hablamos del tema en Q Sexualidad.

casados

Hoy en nuestro blog queremos hablar de uno de los temas que más preocupan a las mujeres que actualmente se encuentran viviendo una aventura con un hombre que tiene compromisos matrimoniales. De hecho, lo cierto es que no es fácil tener una aventura o un romance con alguien así, pero a veces, el amor juega malas pasadas, y ciertas relaciones y sus promesas hacen que estas se vayan manteniendo a lo largo del tiempo. Es por ello, porque sé que muchas no saben cómo pararlo, cómo seguir o siquiera qué es lo que deberían hacer, hoy en Q Sexualidad nos preguntamos ¿Debería tener una aventura o un romance con un hombre casado?

Lo cierto es que no pretendo adoptar un papel moralista ni mucho menos. Creo que todos somos adultos como para distinguir lo que a nuestro juicio está bien y lo que está mal. Y las relaciones extra matrimoniales no son delito. No están bien vistas. Son un pecado según la religión que se profese. Pero delito no constituyen. Así que partiendo de esa base cada cual es muy libre de elegirlas si quiere tenerlas o no. Sin embargo, no creo que las mujeres o los hombres, nos planteemos desde un principio que queremos tener una relación con alguien que esté casado. Pero a veces, estas cosas pasan.

Lo cierto es que creo que la primera pregunta que nos tenemos que hacer cuando estamos dentro de una relación con alguien que tiene un compromiso anterior es básicamente qué es lo que queremos, y hasta dónde estamos dispuestos a llegar. Si pretendemos que eso sea una aventura sin más, probablemente los problemas los tenga la persona que se ha comprometido, y no nosotras. El problema grande viene cuando en lugar de una aventura se está buscando una relación estable. De hecho, entre forzar a la otra persona a que tome una decisión y la espera por ésta, podemos acabar exhaustas. Y sinceramente, creo que en ese caso, o al menos en la mayoría de las ocasiones, no vale la pena.

Yo soy de las que piensan que hay ciertas barreras que no hay que traspasar, y por mucho que te importe una persona, la mera sensación que causa no poder tenerla sino compartida. Perderse acontecimientos importantes con ella. Saber que todo lo vuestro es algo que hay que ocultar de cara al mundo. Y sobre todo, ilusionarse en algo que quizás no es más que solo eso, humo, no vale la pena. Pero…. cada quién sabrá juzgar su caso mucho mejor que yo.

Imagen: Ramón Cutanda

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...