El verano son días de sol pero también de divorcios

vacaciones-y-divorcios

Quería hacer hincapié en una de las encuestas que siempre me han llamado la atención, más que nada porque siguen subiendo los números de divorcios después del verano. Y la gran pregunta es, ¿qué pasa en el verano?.

Se supone que son días de descanso, de hacer todo lo que no podemos hacer el resto del año, de relax, de nada de estrés, de practicar nuestros hobbies preferidos, de ocio y sobre todo de disfrutar de la pareja. Pues no, se ve que eso de disfrutar en comuna durante quince días o un mes es de locos. Y lo único que provoca son cada vez más divorcios.


Claro que no todos son como una de mis amigas que tras pasar quince días de vacaciones en la playa, ha venido dispuesta a poner fin a su relación puesto que el efecto de acercamiento hacia su pareja ha fracasado. Más que nada porque es de locos irse de vacaciones con la madre, la suegra y el perro de ambas. ¡A quién se le ocurre!

He llegado a la conclusión de que las vacaciones no son la causa de las separaciones en la pareja, más bien es el hecho de no soportar las 24 horas del día a tu pareja. Como no trabajas y supuestamente estás de ocio, no tienes tu mente ocupada y las cargas con el que tienes a tu alrededor, es decir tu pareja.

También puede pasar que hay muchas parejas que apenas se ven el pelo durante el resto del año porque están ocupadas en sus respectivos trabajos y eso no da pie a las discusiones, no hay roce, no hay comunicación con lo cual no hay disputa, ni tiempo para ello.

Luego llega el verano y como lo tienes todo el día rondando por la casa como una pulga, no lo soportas y te pone de los nervios. Prácticamente es como un extraño con lo cual, no consientes te diga ni esta boca es mía. O simplemente es tiempo de hacer explotar como una bomba de relojería, todo lo acumulado.

Eso le pasa a otra amiga mía.  Durante el año apenas ve a su pareja  durante el día más que en la cena, y ahora tener a su marido como un perrito  en casa y sobándole el rabo la pone en el disparador y ya está contando los días para que comience la rutina y el trabajo puesto que dice, está mejor y harta de las vacaciones, el marido, la casa y los familiares.

También me da a mí en la nariz que este año se van a disparar los datos de divorcio tras las vacaciones, ya que la crisis está provocando que los cabreos por falta de fondos pongan al personal mas irascible y la convivencia es aún más difícil en tiempo vacacional.

Hay otro sector que también deriva en disputas e incluso en divorcios tras las vacaciones. Los niños, la casa. Aquellas mujeres que aun sin trabajar fuera de casa, parece que no tienen derecho a tener un descanso en el hogar. Y si se van de vacaciones a la playa apenas se despegan de la cocina, de la fregona y del trapo del polvo. Porque claro, alguien tiene que atender al marido, los niños y el canario….

Y pienso que somos tontos, para treinta días que se pillan de vacaciones, hay que ver lo complicado que lo hacemos y lo que dan para hablar.

Aunque pensándolo más fríamente, si hay más divorcios tras el verano, no es por las vacaciones, es porque en la pareja hay un gran problema de comunicación y el detonante son las vacaciones o la gota que colma el vaso.

!Ah tranquilas¡, que también el sector masculino piensa igual.

Imagen | Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...