Frecuencia sexual

Cada persona tiene un ritmo distinto a la hora de mantener relaciones sexuales y algunas veces puede resultar complicado ponerse de acuerdo ambas partes.

Factores como el estilo de vida que se lleva, el estado de ánimo, las necesidades particulares de cada uno …. Y es que, cada persona tiene un ritmo distinto, y una gran cantidad de factores, que son en definitiva, las que determinan la frecuencia de sus apetencias sexuales. Por ello, no podemos hablar de una cifra de promedio para tener una referencia puesto que no sería válida.


El problema surge cuando no hay sincronía en cuanto a la frecuencia entre los dos miembros de la pareja. Si uno tiene mayor apetencia sexual que el otro, pueden surgir conflictos que pueden enturbiar la buen marcha de la relación conyugal y montar incluso una ‘bronca’.

Para ajustar los ritmos, es importante, en primer lugar, establecer una buena comunicación y exponer las causas por las cuales no se llega a tener las mismas ganas que el contrario. Los dos miembros de la pareja deben exponer el problema con claridad e intentar resolverlo, llegando a un acuerdo satisfactorio para ambas partes.

También es importante descubrir por qué no hay sincronización. Es posible que, por ejemplo, el miembro de la pareja más reticente no disfrute al cien por cien de las relaciones y esté cansado de la rutina sexual. Si se atienden sus deseos y se intenta complacerle puede que aumente su apetencia.

También puede resultar útil cambiar el ritual, variar los lugares y las posturas, dejarse llevar por las fantasías o sorprender a la pareja puede hacer que las cosas funcionen mejor. Porque siempre con un buen dialogo y buscando la novedad en las relaciones sexuales, puede hacer que al menos se llegue a una buena sincronización por el bien estar de la pareja.

Imagen | amornet

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...