Las infidelidades mentales ¿son infidelidades?

Tener pareja estable y pensar en otras personas distintas con algún aliciente sexual ¿Es una infidelidad y/o traición? Al respecto, hay personas que sostienen que cierto grado de estos pensamientos es saludable a la pareja, ya que alimentan las relaciones sexuales con la misma. Sin embargo, otras sostienen lo inverso y consideran que el solo hecho de pensar en otro hombre o mujer es una infidelidad y traición. Conozcamos la opinión mayoritaria.

Tener pareja estable y pensar en otras personas distintas con algún aliciente sexual ¿Es una infidelidad y/o traición? Ejemplo de esto es cuando en nuestras mentes se nos cruzan situaciones de coqueteo o situaciones sexuales con conocidos, compañeros de trabajo, de estudio o personas que sólo se nos cruzaron por nuestro camino de forma accidental pero que en su paso lograron encender algo en nuestro interior que nos genero algunos pensamientos ‘picantes’.

¿Estarán pensando en otras personas? ¿Serán infieles mentales?

El tema y la discusión pasa por si estas infidelidades mentales se pueden llamar infidelidades en el sentido estricto de su palabra o bien son fantasías que, salvo que se lleven a la realidad, no perjudican ni interfieren en las parejas.

De hecho, hay personas que sostienen que cierto grado de estos pensamientos es saludable para la pareja, ya que alimentan las relaciones sexuales con la pareja estable, en el sentido de una mayor excitación sexual. Sin embargo, otras personas sostienen lo inverso y consideran que el solo hecho de pensar en otro hombre o mujer, con el cual se fantasea tener relaciones sexuales, es una infidelidad y traición.

Lo cierto es que puede suceder, en distintos momentos de la vida de la pareja (cambios de trabajo, llegada de un bebe…), que se imaginen distintas situaciones con otras personas, desde una simple situación de histeriqueo hasta una relación sexual, lo cual podrá hacer que se replantean algunas cosas.

En este ultimo sentido, habrá que dilucidar si se trata solamente de una fantasía sexual pasajera o si encierra algo más como, por ejemplo, insatisfacción sexual con la pareja estable, falta de atracción, rutina desgastante u otras razones similares. En estos casos, y de ser posible, será necesaria una reflexión y tomar cartas en el asunto para revertir lo que sucede, o bien tomar una decisión en conjunto.

También hay que tratar de ser objetivos y, antes de ubicarse en uno u otro lado de la discusión, es decir en si piensan en que las infidelidades mentales son traiciones o si no las son, hay que pensar en si alguna vez alguno tuvo este tipo de fantasías, sin que ese pensamiento signifique algo más que un «pensamiento».

La opinión mayoritaria, por lo menos la que conocemos nosotros, se inclina por considerar en que las infidelidades mentales no son infidelidades propiamente dichas; si no hay sexo explicito y físico, no hay infidelidad ¿Están de acuerdo con esto último? En otras palabras,  ¿Qué piensan de estas infidelidades mentales?

Foto: Pareja por Buen Viajero en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...