Redescubrir el arte perdido de los besos

¿Sabemos qué tan importantes son los besos en una relación? ¿Por qué dejamos de darles importancia cuando pasa el tiempo? Aquí te haremos algunas menciones al arte de besar, el que deberíamos redescubrir por nuestro bien.

¿Recuerdas tu primer beso? Los nervios, creer que era algo arriesgado, atrevido y a su vez, especial. ¿Cómo nos sentíamos en ese momento? Y ahora la gran pregunta ¿cuántos de nosotros perdimos esas sensaciones?

Redescubramos el arte de besar

No hay nada igual al primer beso, es verdad, pero tampoco podemos negar que los posteriores “primeros besos” también suelen ser muy intrigantes y nos mueven de una forma que nos rememoran en cierta medida, aquella primera vez, pero casi todas las parejas caen en una rutina donde hasta los besos para saludarse son superficiales, dejando los besos un poco más apasionados para el acto sexual.

Somos los hombres los que, generalmente, consideramos los besos como un entrante que nos llevará al plato principal, y esta es una gran tontería. La prueba la tenemos con las trabajadoras del sexo, que se niegan, en su mayoría, a besar a los clientes como parte de la oferta pues es demasiado personal.

Olvidamos que, con ropa puesta, el beso es lo más divertido que se puede hacer con ropa puesta, pues se pueden crear, o ayudar a revivir si fuese necesario, chispas en la relación.

Ante esto, van algunos consejos que ayudarán a recuperar la pasión por los besos.

  1. ¿Sabes cómo le gustan a tu pareja los besos? No pongas la lengua rígida, intenta descubrir qué hace la otra persona y seguirle el ritmo, pero sobre todo, pregúntale. No le digas que besa muy mal ni nada que afecte su ánimo, pero preguntárselo directamente nos será de gran ayuda.
  2. Obtén el control. Sujeta su rostro con tus manos y da un beso largo y profundo, pero sin ser demasiado duro, aplicando muy poca presión para causar impresión. Al coger su rostro, coloque una mano en parte posterior del cuello, los dedos en el pelo, la mano en la cadera o en las costillas de forma suave.
  3. Intenta explorar su boca con tu lengua pero de forma muy suave. Muerde sus labios levemente, pasa tu lengua por sus labios. Juega, conoce, y presta atención a las reacciones de la otra persona. Así descubrirás cosas muy interesantes.
  4. Besa como si tuvieras todo el tiempo del mundo y juega con los dos lados de la lengua. Recuerda que uno es suave y liso y el otro rugoso, con lo que jugar con esta mixtura en sus terminaciones nerviosas (la boca está repleta de ellas), podrá causar una sensación única.

Finalmente, debemos marcar dos errores muy frecuentes a la hora de besar que debemos evitar a toda costa:

  1. La momia: no debemos estar rígidos, debemos movernos junto a la otra persona. Si nuestra boca en su conjunto no tiene movimiento, la sensación que causamos es muy negativa.
  2. La amigdalotomía: No debemos meter la lengua demasiado profunda, pues esto no va de llegar a la garganta. Explora la punta y los lados de la lengua y verás la sensación que eso causa.

Fuente: Helath24
Imagen: David Martyn Hunt en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...