Sexo tántrico, el saber esperar

sexo-tantrico

Estas vacaciones me han sucedido historias de lo más cómicas y variopintas -prepararos porque 24 días dan para muchas historias-. Unas vacaciones sin límites ni fronteras es lo que tiene, que conoces a mucha gente -algunos más normales que otros-.

Pues bien, yo conocí a Darek -no, no el de la Obregón, que ya me hubiera gustado a mí-. Estaba yo en Irlanda, una noche de domingo que quedamos unos cuantos amigos para cenar. En mitad de la cena Darek nos confesó que el llevaba muchos años practicando el sexo tántrico, y que lo recomendaba a todo el mundo. Acto seguido la pareja de la mesa de al lado nos ratificó que Darek estaba en lo cierto, ellos también llevaban practicándolo años y estaban encantados. Si la situación era ya ‘peculiar’, se transformó en ‘muy rara’ cuando la pareja de ancianos de otra mesa cercana se unió a la conversación, y nos confesaron que compartían práctica sexual y que eran todo unos expertos en la materia.

Y allí nos quedamos todos, boquiabiertos, incrédulos ante tal experiencia e intentando entender la explicación en inglés de tal filosofía sexual, mientras Darek y las dos parejas nos relataban todo lo que hay que saber (con gesticulaciones corporales varias, incluidas) sobre el sexo tántrico.

Entender, no entendí mucho, la verdad -la situación y la vergüenza con todo el restaurante mirando me lo impedía-. Por eso tenía una tarea pendiente cuando volviera a Madrid. Así que como ‘compartir es vivir’, os cuento a todas lo aprendido respecto del tema:

  • ¿Qué es?

El Tantra es una disciplina frecuente del mundo hinduista y budista que data de 600 AC, y que pretende alcanzar la iluminación. A diferencia de otras filosofías que marginan los deseos, ésta incorpora la pasión sexual, transformándola en un camino de disciplina y entrenamiento para canalizarla hacia un fin.

Pone su énfasis en el cuerpo y en la energía, acepta el cuerpo como algo sagrado, el deseo se entiende como trascendencia y el sexo es una fuente de placer. Considera importante que el hombre no eyacule porque la energía que se liberaría con la eyaculación ‘hacia afuera’ y sería una pérdida. Esta energía debe transformarse para que la energía ascienda y active los siete chakras de la conciencia.

  • Diferencias con el sexo tradicional:

La diferencia entre el sexo tántrico y el tradicional, es que para el sexo tántrico se crece a través de las experiencias, a través del tantra se intercambia la energía del amor, produciéndose una transformación, una armonía, una forma de vida sana. El sexo tradicional se utiliza para descargar tensiones, produciéndose en este caso hay vacío, alivio y relajación.

  • ¿En qué consiste?

Los seguidores más puristas del sexo tántrico aseguran que con practicar el sexo una vez al mes es suficiente. De hecho se recomienda no practicar mucho sexo para acumular energía sexual.

Para dominar el sexo tántrico hay que aprender ejercicios de respiración y de control muscular de la zona genital para que el momento previo al orgasmo se prolongue. Coordinarse para que la relación sexual no colapse. La mayoría de la gente sigue el un, dos, tres y listo, sólo buscan el placer, durar lo máximo posible, y esto va más allá de eso.

Imagen | flickr

En CentroMujer | Ley del karma, Juguetes eróticos, Hombre & sexo, diez curiosidades, Mujeres y sexo, diez curiosidades

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...