Controla tu impulsividad

controla-tu-impulsividad

Seguramente que en más de una ocasión  ha sucedido que en un momento de negatividad habéis saltado sin medir las consecuencias o contar hasta tres. El impulso es un rasgo puramente humano, el deseo que nos permite conseguir nuestros objetivos o hacernos oír. Pero, hay que saberlo gestionar para no incluir más problemas.

La clave está en buscar el equilibrio, ello nos ayuda a tener una conducta que nos ayuda a vivir en sociedad y a respetar los derechos de los demás. Ya que hay también hay una parte negativa en todo ello, si sufrimos represión excesiva de los sentimientos, nos convertimos en personas sin chispa y si sufrimos exceso de impulsos las conductas algunas veces son temerarias.

De ahí haya que gestionar las emociones, ser impulsiva no es algo negativo. Se trata simplemente del deseo por conseguir algo. Sin este rasgo de carácter, nadie hará ningún esfuerzo para lograr sus objetivos, aunque todo tiene un control para no pasar la línea de las actuaciones incontroladas y sin medir las consecuencias de los actos.

Primeramente para no llegar a ello tienes que pensar en las consecuencias de tus actos. Si, por ejemplo sientes el deseo irresistible de comprar un artículo muy caro, la mejor forma de controlarlo es pensar en los problemas que tendrás después para pagarlos.

Por ejemplo, si estás a dieta y te apetece comer algo dulce, aprende a dejarlo para más adelante, si consigues pasar una semana sin tomar dulce, el domingo puedes premiarte con un poco de chocolate, pero al menos has controlado la impulsividad de asaltar los dulces o la nevera.

La mejor manera de no tener un ataque impulsivo, es evitar el problema. Deja de pasarte por las tiendas si todavía no tienes el tesón para frenarte en las compras, si estás dejando de fumar o de beber no salgas de marcha, y si hay personas que te crispan los nervios, evítalas.

Y sobre todo cuando te llegue ese deseo de explotar o de hacer algo impulsivo, cambia el chip, piensa en otra cosa tras unas respiraciones profundas, cuenta hasta diez o habla por teléfono con un amigo.

Por  supuesto busca apoyo en tu pareja, amigos o familia, son los que mejor pueden comprender tu problema y frenarán tus impulsos aunque haya veces que no te guste.

Imagen | psicologiaeaso

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...