Síndrome post-vacacional, algunos trucos para sobrellevarlo

Para combatir el síndrome post-vacacional debemos aprovechar la buena temperatura de septiembre y realizar escapadas, aprovechar las terrazas de verano, tomar algo con amigos o familia, etc.

Aunque estemos en crisis y haya tantos miles de parados, el síndrome post-vacacional sigue existiendo. Muchas mujeres que seguimos trabajando, una vez se han terminado las vacaciones, debemos volver de nuevo a la rutina. Por ello muchas de nosotras padecemos ese síndrome post-vacacional. Aunque cada año se habla de él, es bien cierto que este año, con la crisis es menos llamativo, pero sigue estando ahí, por ello, te paso algunos trucos que pueden amortiguar un poco ese sentimiento o sensación que se sufre una vez terminan los días de vacaciones.

Está claro que se trata de unos días de cierta tristeza, sobre todo hasta que el otoño es ya tan evidente que las sensaciones cambian y por lo tanto también nuestros sentimientos y ganas de hacer cosas. Cuando terminan las vacaciones, para todas aquellas que las hacemos en verano, dejar la piscina o el mar, puede ser un poco duro. Sobre todo si se regresa a una oficina cerrada donde hay pocas vistas y donde se tiene que lidiar con problemas, jefes y compañeros.

Lo cierto es que septiembre es el mes que más se sufre este síndrome, pero cabe recordar que aún estamos «técnicamente» en verano, por lo que si sales del trabajo puedes aprovechar para sentarte en una terraza y compartir un rato con amigos, compañeros o familia y tomar un helado o un refresco aprovechando el buen tiempo y la buena temperatura. Además, este mes debería ser el de los proyectos. Pensar donde te gustaría pasar las siguientes vacaciones, que vas a hacer para Halloween, Navidad, salidas de fin de semana, excursiones, etc. Es importante tener ilusión, sueños y proyectos para lidiar con la depresión o el síndrome post-vacacional.

También puedes aprovechar para comprar algo de ropa de otoño (cambio de temporada), algún cambio decorativo en tu hogar, irte al cine, al teatro, apuntarte a un gimnasio o simplemente compartir con tus amigos tus fotos de vacaciones, ya sea en la redes sociales o en algún blog. Lo importante, a mi parecer, es tener ilusión y ganas de hacer cosas. Sentarte delante de la tele pensando en las vacaciones, en la piscina o en la playa no hará que lo pases mejor. Lo cierto es que este mes de septiembre es menos caluroso que agosto y por lo tanto, los fines de semana aún dan para mucho.

Puedes, por ejemplo, hacer escapadas, ya que hay muchas ofertas actualmente y de esa forma la vuelta de las vacaciones no será tan rutinaria como siempre y por supuesto, si tienes proyectos e ilusión, pasará más rápido este momento de tristeza que se siente cuando uno tiene que volver de nuevo a la rutina. Piensa para las próximas vacaciones, que si te dejas algo de presupuesto para realizar pequeñas escapadas después de la vuelta delas vacaciones, posiblemente, el siguiente mes de septiembre no sufrirás el mismo síndrome post-vacacional. ¿Cómo combates tú el síndrome post-vacacional?

Foto | craigCloutier en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...