Aceite de girasol un gran antioxidante

A pesar de que puede tener un poco de ‘mala fama’, el aceite de girasol no tiene nada que envidiar a su mayor rival, el aceite de oliva. Aunque no iguala la cantidad de ácido oleico que aporta el conocido como ‘oro líquido’, es una excelente fuente de vitamina E y de otras grasas insaturadas cardiosaludables.

El aceite de girasol en la elaboración de salsas como la mayonesa vale la pena utilizar este tipo de aceites, que se vende a más bajo precio que el de oliva. No sólo aporta un sabor más suave a la receta sino que también reduce el efecto negativo del colesterol del huevo, debido a su contenido en vitamina E.


También es, por detrás del de germen de trigo, el alimento más rico en vitamina E. Este nutriente antiedad tiene poderes para mejorar la fertilidad y reducir el riesgo de sufrir cáncer. Se trata de una vitamina muy beneficiosa entre las personas que comen pocas frutas y verduras, ya que compensa, aunque sólo sea en parte, la baja ingesta de vitamina A y aumenta la eficacia de la vitamina C.

Es perfecto para mejorar la circulación, ya que por la composición de sus grasas y su aporte en vitamina E, este aceite es el que más y mejor protege la piel de las personas con eccemas o psoriasis.

En crudo es como mejor se aprovecha la riqueza nutricional de este aceite, dado que el calor de la cocción altera la calidad de sus grasas esenciales. Si te parece un poco insípido, prueba el aceite de girasol de primera presión en frío, el más nutritivo y sabroso para el paladar.

Para freír, utiliza el aceite de girasol alto oleico, ya que soporta mejor las altas temperaturas. Aunque sale algo más caro que el tradicional, es un mínimo de 0.50 euros más barato que el de oliva virgen.

Imagen |  manelzaera

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...