Beneficios y razones para andar descalza

Sobre todo en las mujeres el zapato es muy bonito y también es verdad que no podemos andar descalzas por ahí. Sin embargo si estamos en un lugar donde no hay posibilidad de dañarse el pie, lo más natural sería caminar sin zapatos para ejercitar tanto los huesos como las articulaciones. Las superficies demasiado duras, como el cemento. O los lugares públicos, como baños, gimnasios o piscinas, no son recomendables para i sin zapatos. Y es que, lo ideal es poder caminar todos los días sin zapaos, al menos media hora, sobre una superficie adecuada, césped, arena de playa o cualquier terreno blando que se hunda ligeramente al apoyar el pie.

En el interior del pie hay una serie de músculos muy pequeños que los urbanitas tenemos bastante atrofiados. Desarrollarlos implica tener una mayor capacidad de adaptación a cualquier terreno y circunstancia.

Caminar descalzos y dejamos los zapatos es importante para tener una correcta propiocepción, es decir, para que nuestro cuerpo sea capaz de mejorar, de forma intuitiva, sus movimientos y la posición de las articulaciones. Si nos acostumbramos a movernos con los pies desnudos, nuestro cerebro recibe más información sobre las posturas inadecuadas que adoptamos, y así le resulta más fácil corregirlas, eso se traduce en un alivio inmediato de las molestias cervicales y dorsales.


Según un estudio, prescindir del calzado al aire libre contrarresta el síndrome de deficiencia de campos magnéticos que sufrimos quienes vivimos y trabajos en las ciudades, y que provoca rigidez de cuello, manos, visión borrosa y jaquecas.

También activa la circulación y previene las varices. Cuando paseamos con los zapatos puestos, la compresión que se ejerce sobre las plantas de los pies es incompleta y se desaprovecha parte de la capacidad que tienen para impulsar la sangre en su camino de regreso al corazón.

La estimulación de las terminaciones nerviosas del pie que se produce cuando andamos descalzos desencadena automáticamente un efecto relajante del que se beneficia nuestro cuerpo. Por otro lado, cuando mantenemos el pie sudoroso dentro de un zapato, sobre todo en verano, hongos y bacterias se reproducen sin cesar. Si lo descalzamos, la curación será mucho más rápida. Eso sí, hay que prestar especial atención para evitar que la piel se reseque demasiado, por lo que debes hidratarla más que de costumbre.

Imagen | mpeinadopa

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...