Nuevos avances en la lucha contra el cáncer de mama

Cada año se diagnostican en España unos 22.000 nuevos casos de cáncer de mama, y aunque gracias a los avances de los tratamientos, a la detección precoz y al tratamiento de la enfermedad en unidades especializadas multidisciplinares, la mortalidad de las personas afectadas disminuye -unas 4.500 defunciones anuales- la incidencia social de esta afección oncológica es cada vez mayor.

Recientes descubrimientos de investigadores catalanes y navarros en el tratamiento de este cáncer dan nuevas esperanzas a la lucha contra una enfermedad eminentemente femenina que, aunque con menos frecuencia, también pueden padecer los hombres.

Logo del Cáncer de Mama

Últimos descubrimientos

Un ensayo clínico liderado por la unidad de cáncer de mama del Institut d’Oncologia de Vall d’Hebron (VHIO) ha demostrado que un nuevo medicamento logra mejorar la supervivencia de las mujeres que padecen tumor de mama con metástasis que ya estaban en tratamiento. Mientras que la Clínica Universidad de Navarra ha iniciado un ensayo clínico pionero en el mundo en aplicar en tumores de mama una terapia basada en la aplicación de vacunas autólogas combinada con el tratamiento estándar.

Sobrevivir ante la metástasis

El pasado 12 de Marzo la revista médica The Lancet publicó un revolucionario estudio liderado por el doctor Javier Cortés, director del Programa de Cáncer de Mama del Instituto de Oncología de la Vall d’Hebron (VHIO), sobre un nuevo fármaco que actúa atacando el tumor canceroso, bloqueando la división celular y generando compuestos tóxicos para la células cancerosas. El medicamento, un quimioterápico antimicrotúbulo, está sintetizado de una esponja de origen marino, la Halichondria Okadai, que es muy frecuente en los mares japoneses.

Según el propio Javier Cortés, este fármaco ya se comercializa en Estados Unidos desde hace algunos meses y se espera que la Agencia Europea del Medicamento lo apruebe a lo largo de este verano, con el objetivo de estar a la venta en las farmacias españolas a partir del segundo semestre del 2011.

El estudio informa que además de incrementar un 20% la supervivencia, este nuevo medicamento contra la metástasis del cáncer de mama tiene una toxicidad muy baja, comparada con otros fármacos, ya que produce poco cansancio y dolores osteomusculares, y no conlleva necesariamente la caída del cabello. Según apunta el doctor Cortés el estudio demuestra que la administración de eribulina es la alternativa terapéutica más eficaz de los tratamientos actuales para mujeres con cáncer y metástasis que ya se han medicado con antraciclinas y taxanos, que son los que se prescriben con más frecuencia en estos casos.

Desde el Instituto de Oncología de la Vall d’Hebron (VHIO) se trabaja ahora en nuevas aplicaciones del medicamento, así como en la eficacia que tiene cuando se desata la metástasis, y en tumores localizados. Los efectos de la eribulina se han estudiado en 762 pacientes de 140 hospitales de 20 países, 55 de ellos son enfermos de cinco servicios de oncología españoles, a los que se ha seguido durante tres años.

Vacunas personalizadas para reducir las recaídas

El martes 5 de Abril, la Clínica Universidad de Navarra informaba en su página web sobre el inicio de un ensayo clínico para comprobar la eficacia de la aplicación de vacunas autólogas –elaboradas con células dendríticas del sistema inmune de la paciente y estimuladas con su propio tumor–, dirigidas a reducir la progresión del cáncer de mama en un subgrupo determinado de esta enfermedad, aquel en el que las células tumorales no expresan la proteína HER2.

El ensayo se encuentra en la fase de reclutamiento de pacientes, en concreto de mujeres diagnosticadas de cáncer de mama en estadíos II y III, correspondientes a tumores no metastásicos, de más de 2 cm, con o sin afectación ganglionar. Además de las vacunas personalizadas cuya eficacia se investiga, las pacientes que participen en el ensayo clínico recibirán el tratamiento convencional, consistente en administrar ocho ciclos de quimioterapia de entrada (para reducir el volumen de enfermedad). Después se procede a la cirugía de extirpación del tumor, para terminar con la aplicación de las sesiones de radioterapia correspondientes.

En el ensayo clínico, las mujeres seleccionadas recibirán las dosis de vacunas autólogas durante la quimioterapia neoadyuvante (anterior a la cirugía) y como posterior mantenimiento. Un tipo de tratamiento probado con éxito en otro tipo de tumores, si bien es la primera vez que se aplica en cáncer de mama localizado en un esquema neoadyuvante (anterior al tratamiento quirúrgico) y de mantenimiento.

Según la entidad navarra, los resultados preliminares respecto a un aumento de respuestas del tumor (reducción de su tamaño e incluso desaparición) a los tratamientos combinados de quimioterapia e inmunoterapia de este ensayo clínico podrían obtenerse en mayo de 2012.

Radiografia del cáncer de mama en España

Científicos del Instituto de Salud Carlos III y de la Universidad Pública de Navarra han analizado la evolución del cáncer de mama en España en los últimos 30 años. La investigación, publicada en Diciembre de 2010 en el diario oficial del Colegio Americano de Epidemiología, utiliza los datos recogidos por el Instituto Nacional de Estadística (INE) entre 1975 y 2005 en todas las provincias españolas (salvo Ceuta y Melilla) y diferencia a las pacientes en tres grupos de edad: menores de 45 años, entre 45 y 64 y mayores o de 65.

Los resultados revelan que, hasta 1992, en las provincias del norte, el área mediterránea y la zona suroeste, el índice de mortalidad de mujeres menores de 45 años fue más alto que en otras regiones. A partir de ese año, las muertes descendieron, aunque la mortalidad es “algo mayor” en la zona suroeste.

Las pacientes de entre 45 y 65 años, también registraron mayores índices de mortalidad en la zona norte, área mediterránea y zona suroeste hasta 1995. Mientras que los fallecimientos de mujeres mayores de 65 años se acusaron más en las provincias del noreste, centro, suroeste y en la zona norte del área mediterránea, un comportamiento que se fue atenuando a lo largo del periodo analizado.

Según los autores del estudio, las diferencias geográficas tienden a desaparecer debido a la distribución uniforme de los programas de prevención precoz, terapia reproductiva, obesidad y otros elementos del estilo de vida de los últimos años. Precisamente, la investigación indica que, además de los avances en el tratamiento, los programas de prevención precoz de la enfermedad desempeñan un papel fundamental en la disminución de la mortalidad.

Los casos más evidentes son los de Navarra y País Vasco, que iniciaron en 1990 y 1995 respectivamente este tipo de programas y que en poco más de un año los sacaron adelante, siendo ambas regiones pioneras en el descenso de la mortalidad por cáncer de mama en mujeres mayores de 65 años.

La investigación analiza también el retardo de la mortalidad en las pacientes, ya que aunque disminuyen las muertes por este tipo de cáncer, el descenso es menor según aumenta la edad. Según sugiere el estudio, como la probabilidad de sobrevivir muchos años al cáncer de mama es ahora mayor, la mortalidad en las mujeres de más edad incluye no sólo a los casos con peor pronóstico en mujeres mayores de 65 años, sino también las muertes de pacientes que fueron diagnosticadas cuando eran más jóvenes pero lograron sobrevivir más tiempo.

Recursos para saber más sobre el cáncer de mama:

Instituto Nacional del Cáncer
Página sobre el cáncer de mama de la Asociación Española Contra el Cáncer
Artículo de la Sociedad Americana Contra El Cáncer. «Cáncer de seno: Detección temprana»

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...