¿Cómo conseguir tener un vientre plano?

Es la obsesión de la mayoría de mujeres y no es nada fácil por nuestra estructura corporal. Pero hoy en Centro Mujer procuramos ayudarte en la tarea de ¿Cómo conseguir tener un vientre plano?

No vamos a volver a hablar de dietas. Al menos no del modo que lo hemos hecho hasta ahora en Centro Mujer. Sé que a muchas os apetece olvidar que estamos en verano, en esa época en la que a todo el mundo le da por ponerse a régimen, pero lo cierto es que no se puede obviar el interés en estas fechas por ponerse en forma. Y sin tocar a las dietas de forma general, hoy queremos hablarte de algo que de seguro te interesa, porque a casi todas nos encantaría tener un vientre plano ¿o no? Lo cierto es que la tarea de conseguirlo no es siempre tan fácil cómo nos gustaría, pero hoy vamos a intentar ponerlo en práctica ¿Te apuntas nuestro reto?

Para entender lo que vas a tener que hacer para conseguir un vientre plano hay que partir de dos cosas. Aunque ambas sean muy obvias, la verdad es que no lo son tanto cuando la mayoría de las mujeres deseamos tener un vientre plano y no lo conseguimos. La primera de ellas es la alimentación. La segunda, practicar ejercicios que tonifiquen la zona. Respecto a la primera, como dije en el párrafo anterior, no se trata de hacer dieta, sino de eliminar de la dieta algunos alimentos que no son favorables en nuestro objetivo de lograr un vientre plano y que quizás hasta ahora no habías tenido en cuenta. Así que si quieres descubrir esos trucos, tan solo tienes que tomar nota de lo que te vamos a detallar a continuación.

Objetivo vientre plano:

En la alimentación

Hay que tener en cuenta que en muchos casos los productos que se incluyen de manera habitual en nuestra dieta y que tienden a inflarnos son los responsables de que no consigamos nuestro objetivo de lucir un vientre plano. Precisamente de ellos es de quiénes debemos prescindir del todo, o al menos evitarlos en la medida de lo posible.

Otros de los alimentos que hacen prácticamente imposible que podamos presumir de un vientre plano son aquellos que nos provocan retención de líquidos. Si los mantienes en tu dieta, es bastante habitual que no puedas lograr el objetivo que nos hemos propuesto, con lo que al igual que los anteriores, lo mejor será renunciar a ellos.

Beber mucha agua no solo es muy saludable por cientos de motivos, sino que también lo es precisamente para lograr esa barriga que tanto estamos deseando. Si eres de las que apenas son capaces de beber lo recomendado, lo ideal es que midas la ingesta de líquido al día y que te vayas proponiendo objetivos poco a poco para ir cambiando tus hábitos y acostumbrando a tu organismo.

Evitar siempre que se pueda el consumo de alcohol y de bebidas con gas. Los primeros tienen un montón de calorías, y los segundos son de esas bebidas con las que nos sentiremos realmente hinchadas.

Los alimentos que hay que limitar en la medida de lo que podamos son claramente los fritos y las grasas, así como aquellos que contienen levaduras en exceso.

Pero si hasta ahora te hemos contado lo que debería de desaparecer de tu dieta para conseguir el objetivo, también queremos que sepas cómo hacer para lograr mejorar el vientre plano a base de cosas que deberían aparecer más en tu alimentación. Así por ejemplo todo tipo de infusiones, bien sean en caliente o en frío ahora que estamos en verano, son perfectas aliadas para acercarnos un poco más a eso que tanto deseamos.

Ejercicio para un vientre plano

Está claro que para conseguir una barriga plana como esas con las que todas soñamos, los ejercicios que debemos practicar son precisamente los abdominales. Solo con ellos conseguiremos efectivamente  reducir la grasa abdominal de una forma efectiva. Y además, no se trata de algo que se haga de hoy para mañana, sino que requiere tiempo y constancia para que los resultados sean los más adecuados. De hecho, vamos a necesitar un calendario en el que ir siguiendo nuestras rutinas, porque sino, el objetivo se volverá inalcanzable.

Si quieres, puedes también utilizar los productos cosméticos específicos que reducen la grasa abdominal de manera concreta, o optar por cremas y geles que consiguen alisar la piel y mantenerla firme. Si combinas estas tres cosas que te hemos detallado hoy y tienes además un ritmo diario, es probable que consigas un vientre plano antes de lo que te imaginabas. Eso sí, no te obsesiones y procura aplicar nuestros consejos de manera racional porque en todo lo que tiene que ver con cuidarse más vale tener un ritmo continuado y no empezar a todo gas y luego cansarse. ¿Te animas a probarlo?

Imagen: casasroger

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 4,00 de 5)
4 5 1
Loading ... Loading ...