Cuidados básicos del percing

Si eres de las que gustan de llevar un piercing o tienes intención de ponerte uno, ya que es una práctica muy habitual. Tienes que tener en cuenta una serie de factores porque, no está exento de problemas.

Sobre todo los primeros días desde su colocación hay que tener mucho cuidado para evitar inflamaciones e infecciones, por lo tanto no hay que olvidar unos cuidados básicos que apenas te supondrá unos minutos diarios y con ello evitarás males mayores, como puede ser infecciones, incluso de hepatitis y tétanos secundarios.


Las localizaciones más habituales para ponerse un percing, son el lóbulo de la oreja y el pabellón auricular. Sin embargo, los que se colocan en el cartílago del pabellón auricular se infectan con más frecuencia dado que se trata de una zona no vascularizada. También por este motivo tardan más en cicatrizar como unos tres meses.

Los piercings faciales deben colocarse y atenderse de forma especialmente cuidadosa dadas las consecuencias antiestéticas de sus posibles complicaciones. Durante su proceso de cicatrización, no debe maquillarse la zona. Si se colocan en el tabique cartilaginoso de la nariz,  hay que tener en cuenta que las infecciones son corrientes, y se pueden complicar con necrosis o destrucción del cartílago.

Para los implantes que se efectúan en la lengua, los de acero inoxidable y titanio podrían recoger más patógenos que los de plástico, lo que incrementa el riesgo de infección.  En esta localización, los implantes metálicos también provocan alteraciones en dientes y encías. Como es una zona habitual de bacterias, se recomiendan los enjuagues con antisépticos después de cada comida para evitar infecciones. Durante la cicatrización no se debe masticar chicle ni fumar así como evitar el alcohol y las comidas picantes.

Los  piercings del ombligo, pueden tardar bastante tiempo en cicatrizar debido a que es una zona de fricción con la ropa. Por este motivo se recomienda no usar prendas demasiado ajustadas durante todo el proceso de cicatrización. Debe lavarse la zona después del ejercicio ya que con frecuencia puede acumularse la sudoración y, no obstante, evitar los baños de inmersión.

Si es en los genitales, es importante tener en cuenta que la presencia de piercings puede favorecer la ruptura del preservativo o la descolocación del diafragma. Se recomienda evitar joyas puntiagudas y utilizar preservativos que no vayan muy ajustados o utilizar doble preservativo.

Imagen | ieslagunatollon

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...