El Feng Shui también te ayuda adelgazar

Esta antigua filosofía china, que se basa en el equilibrio del Yin y el Yang, puede ayudarte en muchos aspectos de la vida diaria, entre ellos la alimentación.

Incluye el Feng Shui en tu dieta

El Feng Shui es una técnica milenaria china que te ayuda a cargarte de energías positivas y librarte del estrés y la ansiedad. El universo está cargado de energías positivas y negativas y en el Feng Shui las energías se llaman Yin y Yang.

  • El Yin es energía pasiva, oscura y fría.
  • El Yang es energía activa, luminosa y cálida.

Para que todo funcione bien, se debe conseguir un equilibrio entre estas dos energías. El Feng Shui te ayuda a equilibrar ambientes y a cambiar el flujo de energías en tu casa, pero también colabora en tus platos, para así poder ayudarte a llevar una dieta saludable que se refleje en tu figura.

División de alimentos según el Feng Shui

El Feng Shui, antigua filosofía china, es muy conocido por su aplicación al espacio que debe ocupar cada cosa en el hogar. Pero esta filosofía, que se basa en el equilibrio, abarca muchos más aspectos de la vida cotidiana como puede ser la alimentación. En el Feng Shui los alimentos se dividen en tres grupos:

  • Los alimentos Yin : pescados azules y blancos, algas, soja germinada, manzanas, quesos blandos, limones, verduras, leche y frutas frescas. También se incluyen los alimentos con mucha cantidad de azúcar como pasteles, helados y zumos envasados. En este grupo también entran las bebidas alcohólicas y los aceites.
  • Los alimentos Yang: carnes rojas, embutidos, quesos curados y la sal.
  • Los alimentos neutros: arroz y cereales.

Una dieta equilibrada con Feng Shui

Los expertos en alimentación aconsejan seguir siempre una dieta equilibrada y realizar ejercicio físico durante al menos treinta minutos al día para tener el cuerpo perfecto. La dieta mediterránea, basada en los ingredientes propios de la agricultura local de los países con clima mediterráneo, y la dieta atlántica, que emplea productos típicos del arco atlántico peninsular, son unas perfectas aliadas para conseguir una alimentación equilibrada, pero no son las únicas. La dieta equilibrada del Feng Shui también puede ser de gran ayuda.

Para mantener una dieta equilibrada, según el Feng Shui, debes consumir de los tres tipos de alimentos (Yin, Yang y neutros). Además, debes de seguir los siguientes consejos:

  • Trata de mantener la puerta de la cocina cerrada para que no te sea fácil entrar a coger comida.
  • No cuelgues fotos ni avisos recordatorios en la nevera para evitar que te fijes en ella.
  • En la cocina evita usar el color rojo pues estimula del apetito.
  • Los platos y los manteles deben ser de color azul pues reducen el hambre.
  • No dejes a la vista alimentos con muchas calorías, es mejor que dejes una cesta con fruta.
  • Procura tener la encimera y la mesa despejadas de comida pues cuanto más a la vista esté más fácil caerás en la tentación.
  • No tengas más de dos latas de refresco en la nevera, pues si está caliente no te provocará beberlo.
  • Utiliza papel de aluminio para tapar las sobras de comida pues si no las ves no te entraran ganas de comer.
  • Coloca los alimentos saludables a la altura de los ojos.

Estos consejos te ayudarán en gran medida para conseguir una dieta equilibrada. Estos se basan fundamentalmente en que si no hay tentaciones será más difícil que comas algo que no deberías. Son de fácil aplicación y notarás sus efectos muy pronto.

Tu constitución física según el Feng Shui

Los cánones de belleza actuales siguen optando por la delgadez, pero hay que destacar que la tendencia curvy cobra cada vez más importancia. Las mujeres con curvas están actuando para cambiar los estándares de belleza por los que se rige la industria de la moda. Ellas defienden que su constitución física es perfecta y que no tienen por que adelgazar ya que se encuentran bien como están. Pero, ¿cómo se relaciona el Feng Shui y la constitución física de una persona?

En el Feng Shui las personas se clasifican según tengan exceso de Yin o de Yang:

  • Las personas con exceso de Yang tienen una contextura física grande, son muy activas y comen y beben en abundancia.
  • Las personas con poco Yang son delgadas y pausadas y suelen tener frío y estar cansadas.
  • Las personas con exceso de Yin retienen líquidos y tienen tendencia al sobrepeso.
  • Las personas con poco Yin son delgadas y tienen la piel seca.

Lograr el equilibrio es muy importante para que el cuerpo se encuentre completamente sano y tú te sientas perfecta. Para conseguir este objetivo debes combinar el Yin y el Yang. Si eres Yin debes incrementar los alimentos Yang y si eres Yang debes incrementar los alimentos Yin. Los consejos son muy sencillos, aplícalos y ya verás como tu cuerpo te lo agradece y tú te sentirás mejor.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...