5 razones para comer pescado en Semana Santa

El pescado es un alimento fundamental para conseguir los nutrientes que necesitas para una dieta realmente equilibrada. Hoy te damos algunas razones para apostar más a menudo por él.

pescado

El pescado es uno de los alimentos que deberías consumir mucho más a menudo en tu dieta. En realidad, gran parte de los estudios sobre nutrición que se llevan a cabo en el mercado acaban por considerar que es insuficiente la cantidad que se maneja en las dietas habituales. Muchas personas dicen que no les agrada demasiado cuando la cantidad de variedades que existen hace que sea casi imposible no encontrar uno que te apasione. El pescado azul y el pescado blanco son diferentes entre sí, pero ambos permiten conseguir toda una serie de ventajas a la hora de aportarle a tu cuerpo nutrientes básicos para una alimentación de 10.

Hoy queremos aprovechar que dentro de poco será Semana Santa y como es costumbre, en la mayoría de los hogares se consumirá pescado. Por eso hoy voy a compartir con vosotras cinco razones para comer pescado durante todo el año, pero con mayor motivo en Semana Santa como manda la tradición y nuestras abuelas que siempre la cumplen muy a rajatabla. En realidad, no te vamos a proponer que renuncies a otro tipo de alimentos, pero sí que la fecha puede servir como excusa para hacer lo que llevas todo el año evitando: consumir más pescado.

Razones por las que deberías consumir más pescado.

1. Es fácil de digerir

El pescado posee una proporción de colágeno inferior a la carne. El colágeno es el componente de la piel, huesos, cartílagos y tendones. El colágeno se transforma en gelatina por la acción del calor y así la carne resulta más tierna y jugosa. Por este motivo, las carnes con mayor proporción de tejido conjuntivo son más duras y precisan mayor tiempo de cocción, por eso los pescados como tienen menor contenido en colágeno resultan más tiernos y fáciles de digerir.

2. Posee propiedades antiinflamatorias

El consumo de pescado azul es beneficioso para aliviar los síntomas de enfermedades inflamatorias como la artritis reumatoide. A partir de los ácidos grasos omega 3 se forman sustancias de acción antiinflamatoria llamadas prostraglandinas

3. Protege el corazón y las arterias

Para que esta afirmación sea cierta es necesario que consumas pescado azul al menos tres veces por semana. A partir de los ácidos grasos omega3 se producen las prostraglandinas que son son las que impiden la formación de coágulos y trombos, reducen el colesterol y los triglicéridos y regulan la presión arterial.

4. Fuente de calcio

Si comes pescados cuya espina también se come como es el caso de los enlatados o pescados pequeños, conseguirás un gran aporte de calcio, pues este mineral se encuentra en las espinas de estos animales. El calcio interviene en la formación de los huesos y dientes. Si la cantidad de calcio no es suficiente en la dieta se puede producir una descalcificación de los huesos y el desarrollo de osteoporosis.

5. Contiene pocas calorías

El contenido calórico de los pescados es relativamente bajo, oscila entre las 70 o 80 Kcal por pescado blanco y entre 120 y 200 Kcal por cada 100 gr de pescado azul. Este contenido calórico puede variar según la forma de cocinarlos. El pescado blanco suele consumirse frito por lo que su contenido calórico aumenta por el aporte de aceite. Mientras que los pescados azules se cocinan generalmente a la brasa o a la plancha, de este modo, poco aumenta su contenido calórico.

Existen diferentes especies de pescado, por eso cada quien puede elegir la que más le guste y prepararlo a la plancha, frito, al horno… y sobre todo recuerda que el consumir pescado te alargará la vida, te protegerá el corazón y las arterias, te ayudará a no engordar y te proporcionará digestiones fáciles.

Conservas de pescado

Ya por último, te presentamos un consejo para que puedas consumir pescado sin tener que prepararlo. Puedes optar por las conservas de pescado que son muy fáciles de almacenar y puedes hacer uso de ellas en cualquier ocasión, incluso cuando tengas invitados inesperados. En el mercado puedes conseguir fácilmente conservas de atún y bonito y también de sardinas y caballa. Acostúmbrate a incorporarlas a tu dieta y así podrás consumir pescado más fácilmente para aprovecharte de todas sus propiedades nutricionales.

Además si quieres también podrías crear tus propias conservas de pescado siguiendo los consejos que te hemos dado anteriormente. Es realmente fácil y resultan muy sanas si utilizas el aceite adecuado para ellas, como por ejemplo el aceite de oliva virgen extra. Será más caro, pero valdrá la pena.

Foto: pescado vía Shutterstock

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...