5 trucos para que el cambio de hora afecte menos a tu productividad laboral

Los mejores consejos para seguir siendo productiva a pesar del cambio de hora

5 trucos para que el cambio de hora afecte menos a tu productividad laboral

Aunque tan sólo cambiamos la hora dos veces al año para entrar en el horario de invierno y de verano, los estudios médicos demuestran que afecta en gran medida al reloj biológico de las personas. El insomnio y la falta de atención y de concentración son dos de los principales efectos negativos del cambio de hora.

En el año 2018, la Comisión Europea aprobó poner fin al cambio de hora, y ordenó a los países miembro que decidieran si querían quedarse con el horario de invierno o con el horario de verano. Todos debían llegar a un acuerdo unánime para favorecer el funcionamiento del mercado común europeo. Aunque la fecha límite era 2021, todavía no se ha alcanzado ninguna resolución, y no se sabe cuándo será el último cambio de hora.

Cambio de hora y productividad laboral

Está demostrado que el cambio de hora afecta en gran medida al rendimiento de las empresas. Independientemente de su sector de actividad y tamaño, facturan menos durante unas semanas debido a la falta de rendimiento de los empleados.

Los profesionales de la salud explican que los efectos son muy similares a los del jet lag. Aunque una hora parece insignificante, cambian los ritmos de trabajo, de las comidas, del sueño… En consecuencia, interfiere en la productividad laboral.

Los mejores trucos para evitar los efectos negativos del cambio de hora

Lo primero y más importante es dormir entre siete y ocho horas para tener una buena salud a nivel físico y mental. No se trata simplemente de dormir las horas recomendadas, sino de descansar, y para ello es imprescindible adquirir una buena higiene del sueño, que se basa en lo siguiente:

  • Hay que establecer un horario regular para dormir, y también para despertarse. Es decir, procurar para irse a la cama y para levantarse por la mañana.
  • Seis horas antes de acostarse es importante evitar la ingesta de cafeína y alcohol.
  • La cena debe ser ligera, evitando los alimentos pesados, azucarados o picantes.
  • La ropa de cama tiene que ser acogedora y cómoda.

Una buena de rutina de mañana es imprescindible para ser productiva durante la jornada laboral. Nada más levantarse de la cama es conveniente hacer media hora de ejercicio. Una sesión de yoga puede ser muy útil para activar los músculos y articulaciones, aliviar el estrés y la ansiedad y aumentar la energía del cuerpo. Después del ejercicio, una buena ducha reparadora y un desayuno equilibrado.

Durante los primeros días tras el cambio de hora es completamente normal estar más cansada. También es habitual sentir emociones negativas, como la tristeza o la ansiedad. No sirve de nada negarlas, sino que lo que hay que hacer es aceptarlas y afrontarlas. Enfrentarse de forma constructiva a las emociones negativas puede ser de gran ayuda para evolucionar, alcanzar objetivos en la vida y mantener vínculos sanos con las personas del entorno.

Una buena forma de engañar al cerebro con el cambio de hora pasa por exponerse más tiempo a la luz natural directa para equilibrar el reloj biológico. La luz del sol es muy beneficiosa para la salud porque estimula la síntesis de vitamina D, aumenta las defensas, metaboliza el colesterol, regula la presión arterial y mejora la producción de melatonina, la hormona que define los ciclos de sueño.

Y, por último, la planificación es clave. Uno de los mejores trucos para aumentar la productividad tras el cambio de hora es planificar cada jornada al detalle. Una tarea que hace perder unos pocos minutos durante el día, pero que ayuda a ver con mayor claridad todas las tareas y los objetivos a alcanzar.

Estos son los mejores trucos para que el cambio de hora afecte menos a la productividad laboral. Durante los primeros días es esencial mantener al mínimo las distracciones ya que son el mayor enemigo de la productividad en el trabajo.

Las distracciones se pueden dividir en tres grandes grupos: herramientas de comunicación (teléfono móvil), personas (amigos y compañeros de trabajo) e internas (pensamientos). Al igual que sucede con las emociones negativas, hay que saber identificarlas y ponerles solución.

Lo más importante es acostumbrarse y buscar el punto de equilibrio óptimo entre el nivel laboral y emocional. Según dicen los expertos, el horario de invierno es más beneficioso que el de verano para la salud.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...