Ansiedad vs ataque de pánico: estas son las diferencias

Estas son las diferencias entre la ansiedad y el ataque de pánico

Ansiedad

Los expertos advierten que en los últimos años ha aumentado de forma exponencial el número de personas que sufren ansiedad. Se trata de un mecanismo que nos permite responder como es debido ante un estímulo exterior que percibimos como peligroso o amenazante. En principio, la ansiedad no supone ninguna amenaza para la salud, pero cuando se intensifica y aparece de forma frecuente, se convierte en un trastorno. Por su parte, el ataque de pánico es uno de los trastornos más comunes relacionados con la ansiedad, y se caracteriza por episodios repetitivos de ansiedad intensa.

Ansiedad

La ansiedad, del mismo modo que el estrés, es un mecanismo de defensa natural del organismo ante determinados estímulos que son percibidos como amenazantes o peligrosos. Se trata de una respuesta adaptativa, que nos ayuda a enfrentarnos a una situación desconocida. Se puede considerar normal, siempre y cuando no se repita con demasiada frecuencia, no se prolongue a lo largo del tiempo y no provoque ataques de pánico.

Los expertos explican que la ansiedad es algo puntual ante una situación que resulta desconocida, como por ejemplo una entrevista de trabajo. No es posible tipificar las causas de la ansiedad, aunque diversos estudios científicos han demostrado que hay personas que presentan rasgos de personalidad ansiosos. Ahora bien, esto no significa que necesariamente vayan a desarrollar un trastorno.

El estrés es uno de los principales desencadenantes de la ansiedad. De forma instintiva, los seres humanos queremos anticiparnos y tenerlo todo bajo control, y muchas veces nos olvidamos de disfrutar del presente. Nos pasamos la vida pensando en lo que va a pasar en el futuro, lo que provoca ansiedad.

Tipos de trastornos de ansiedad

Se diferencian los siguientes tipos de trastornos de ansiedad.

  • Los trastornos de ansiedad generalizados son aquellos que experimentan las personas que tienen preocupaciones o miedos recurrentes. Tienen constantemente la sensación de que va a pasar algo malo.
  • El trastorno obsesivo compulsivo (TOC) se caracteriza por pensamientos o sentimientos incontrolables, persistentes y no deseados para evitar las compulsiones.
  • Las fobias ante determinados objetos o situaciones pueden ser específicas, como el miedo a volar, o sociales, como la ansiedad social.
  • El trastorno de pánico conlleva sentimientos intensos y repentinos de terror.

Tratamientos

Hasta la fecha, el tratamiento más efectivo para combatir la ansiedad es la terapia cognitiva-conductual. En las sesiones psicológicas, se trabajan los tres campos: pensamiento, sentimiento y acción.

También existen soluciones alternativas, como el yoga, el coaching o el mindfulness. Es importante saber que este tipo de alternativas no funcionan por sí solas, sino que deben ser complementarias a la terapia psicológica.

Ataque de pánico

En un primer momento, es fácil malinterpretar o confundir los síntomas físicos de un ataque de pánico. Los expertos explican que no es fácil darse cuenta cuando la persona no lo ha sufrido nunca, así que lo común es pensar que le está dando un ataque al corazón.

Existen una serie de indicadores para saber si estamos sufriendo un ataque de pánico. Los expertos señalan que deben presentarse al menos cuatro de lo siguientes síntomas en los primeros 10 minutos, cuando el ataque llega a los mayores niveles de intensidad: temblores, elevación de la frecuencia cardíaca, sensación de ahogo, entumecimiento en las extremidades, sudoración, dolor abdominal, dolor de cabeza, opresión en el pecho y sensación de perder el control.

Además de los síntomas físicos, el ataque de pánico también causa síntomas psíquicos: presencia de creencias ansiosas de forma recurrente y cambios de comportamiento. Controlar un ataque de pánico no es tarea sencilla.

“La persona tiende a estar muy centrada en sus sensaciones corporales. Hay gente que logra controlar los ataques de pánico, pero no tiene por qué ser así. No hay que sentirse mal por no conseguir dominar esta situación. En estos casos lo que hay que hacer es ir a un profesional para que nos enseñe estrategias y nos dé las herramientas adecuadas para afrontar un ataque de pánico”, explica Elena Daprá, psicóloga clínica, experta en coaching y vocal de la Sección de Psicología del Trabajo, Organizaciones y Recursos Humanos del Colegio Oficial de la Psicología de Madrid, según recoge la revista ‘Consumer’.

Tampoco es sencillo ayudar a una persona que está sufriendo un ataque de pánico. Lo más importante es mantener la calma, hablarle con tranquilidad y tener paciencia.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 2,50 de 5)
2.5 5 2
Loading ... Loading ...