Cómo hacer de tu desayuno la primera comida saludable del día

Un buen desayuno debe incluir lácteos, cereales y fruta. Os damos algunas ideas para innovar cada mañana.

Desayuno saludable

Muchas mujeres comienzan el día con tanto trabajo que a veces se les olvida que el desayuno es una de las comidas más importantes del día. Por ello, me ha parecido interesante recordar qué es lo que debe contener un buen desayuno para ser saludable, sano y nutritivo. El desayuno es una de las comidas más importantes porque el cuerpo por la mañana necesita reponer fuerzas, ya que se ha pasado toda la noche sin ingerir nada. El cuerpo debe prepararse para el comienzo del día y necesita nutrientes para empezar con energía el trabajo diario.

El primer consejo que dan los especialistas es que el desayuno debe contener al menos un producto lácteo, una fruta y algo de cereales. Esta combinación de nutrientes ayuda al organismo a recuperar fuerzas y proporciona la energía necesaria para empezar con buen pie el día. No obstante, no siempre nos apetece tomar el mismo tipo de desayuno, ya que algunas veces nos levantamos con ganas de comer pero no precisamente lo mismo de siempre. Por ello, es importante innovar para evitar aborrecer esos alimentos necesarios para comenzar el día.

Cómo sustituir el café a primera hora

El café es uno de las bebidas más consumidas por las mujeres a primera hora de la mañana, porque al contener cafeína nos ayuda a tener energía. Pero esa energía se puede conseguir igualmente con otro tipo de bebidas que son, a la vez, muy saludables. Por ejemplo, en lugar de café se puede tomar achicoria. La achicoria es una planta tonificante que, además de dar energía, también es un buen depurativo para limpiar el hígado. Otros sustitutivos del café que dan energía son los tés aromatizados, las infusiones o incluso la ‘malta de cereales‘.

La fruta a primera hora de la mañana

Antes de explicar maneras diferentes de tomar una pieza de fruta por la mañana, tengo que decir que las mujeres, al menos las que somos madres, no solemos encontrar tiempo para cuidarnos y preparar ese desayuno tan sano y vital para que nos ayude por las mañanas y, sin embargo, lo cierto es que si encontrásemos ese momento ganaríamos mucho en salud y en energía. En el caso de la fruta, a la vez que se hace el zumo de naranja de la mañana de los niños, se puede apartar un vaso para mamá, ya que este zumo aporta las vitaminas necesarias para el organismo y, además, proporciona mucha energía. De todas formas, no todas las mañanas es necesario tomar este tipo de zumo en el desayuno; hay otras maneras de comer fruta y otras frutas que también son muy energéticas, como por ejemplo la manzana. Para conseguir no faltar a la cita con esa pieza de fruta de la mañana es necesario mentalizarse de la necesidad de comer fruta a primera hora. Para ello, es mejor tomar fruta del tiempo y variar dependiendo de si hace frío o calor.

La presencia de cereales es importante

Los cereales son muy necesarios para empezar el día, pero para evitar que sean una fuente de azúcar añadida se deben escoger bien. No es lo mismo el desayuno de los niños que el nuestro, evidentemente. Por ello, hay cereales tipo arroz inflado o copos inflados al natural y sin azucares añadidos que suponen una fuente rica en  fibras y vitaminas. Lo mejor es ir variando para evitar aburrirnos en el desayuno, para ello se puede tener en casa cereales mezclados con sésamo, fruta deshidratada, orejones, uvas pasas, etc. En algunas ocasiones se puede hacer un rico arroz con leche que nos ayudará a tener una fuente de lácteos más los cereales.

Otros productos saludables que son ricos en cereales y que se pueden ir alternando son las tostadas de pan. Lo importante del pan tostado es no pasarse con las mantequillas y lo más saludable sería alternar: unos días tomárselas con un poco de aceita de oliva y otros con mantequilla y mermelada. Eso sí, la mermelada debe ser lo más natural posible, ya que la mayoría de mermeladas industriales tienen un alto contenido en azúcares. El tipo de pan también es importante, ya que hay panes que están hechos de múltiples cereales y pueden contribuir mejor a aportar la dosis necesaria para comenzar el día.

La presencia de lácteos en el desayuno

Los productos lácteos son muy necesarios porque suponen una importante fuente de calcio. La mejor manera de tomarlos es en yogur o quesos bajos en grasa, aunque para no aborrecer los desayunos y que sean siempre iguales se puede hacer una tabla e ir variando los productos cada día para no repetir. Así se puede ir alternando: un día el arroz con leche, otro día un yogur con cereales, otro día un vaso de leche con los cereales, etc. Es decir, en la variedad está el gusto y no repetir en los desayunos es importante para evitar aborrecer alimentos que son muy necesarios.

Algunas ideas para los desayunos

En el desayuno también podemos dar un toque de originalidad para ir variando. Por ejemplo, el yogur se puede poner en un cuenco mezclado con algunos cereales y un poco de fruta – tipo fresas o plátano -. De esta manera, en un solo cuenco tenemos toda la energía para empezar el día. Otro desayuno puede ser un té revitalizante junto con unas tostadas de pan de múltiples cereales y un yogur de postre. También se puede tomar un zumo de naranja y luego un tazón la leche con los cereales o bien un bocadillo de queso con un zumo natural, etc. Como veis, hay muchas maneras de innovar y de variar, lo importante es utilizar productos saludables, sanos y bajos en azúcares. ¿Cuál es vuestro desayuno favorito?

Imagen | meglet127

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...