Cómo hacer la ensalada perfecta para llevar al trabajo

Ahorrar dinero en la comida llevando el ya famoso tupper al trabajo es algo bastante habitual. Pero hoy te enseñamos cómo debes preparar la ensalada perfecta para una alimentación sana.

ensaladas

Comer en la oficina, llevando el tupper de casa, se ha convertido en una moda que cada vez tiene más influencia en España. Evidentemente, entre las razones para apuntarse a ella nos encontramos con la posibilidad enorme de ahorro de dinero, pero también hay otras ventajas que se nos pasan desapercibidas en muchas ocasiones. La opción de controlar nuestra dieta, de elegir comidas variadas, así como de controlar todos y cada uno de los alimentos que se cuelan en nuestro menú del día a día. Desde luego, optar por llevarnos al trabajo la comida de casa es una inversión en salud.

Pero el problema fundamental que encuentran muchos de los que sucumben a esta idea de ganar en salud y ahorrar en dinero es la imposibilidad de poder comer caliente. Muchas empresas ofrecen en sus oficinas espacios dedicados para los empleados, en los que nos encontramos también con microondas que podrían ser la solución perfecta para recalentar los platos. Pero en otras, se debe optar por platos fríos, ante la imposibilidad de contar con un aparato que nos permita recalentar la comida. Si te encuentras en esta situación, y además te gustan las verduras y ensaladas, deberías tomar nota de la propuesta que te hacemos a continuación. Hoy vamos a enseñarte a hacer la ensalada perfecta para llevar al trabajo.

Una ensalada 10 para trabajar

Hay muchos ingredientes que se pueden añadir a una ensalada. De hecho podríamos decir que las opciones son prácticamente inagotables. Sin embargo, los expertos en nutrición concuerdan en que la ensalada base más nutritiva y la preferida para cubrir las necesidades de una jornada laboral debería llevar lechuga, tomate, cebolla y zanahoria. Eso no supone que no lleve más cosas, pero esos no deberían faltar en ella. ¿Por qué? Pues por varias razones. La primera por la gran cantidad de antioxidantes que contienen todos ellos. La segunda por toda el agua que nos aporta la lechuga y que nos asegura mantenernos hidratados. Y la tercera, respecto a la zanahoria, porque contiene la vitamina A, esencial para estar activos y sanos y para presumir de belleza del cabello y la piel. Es importante destacar que la zanahoria debe comerse en rodajas, ya que al rayarla eliminamos la fibra que contiene, también positiva para nuestro cuerpo.

En la variedad está el gusto

A partir de la que es la ensalada base, pasamos a otros ingredientes que pueden suponer un aporte nutricional completo para cubrir las necesidades calóricas de una jornada laboral:

  • Pasta: la pasta es un hidrato de carbono fundamental en nuestra dieta. Además, tiene la ventaja de que puede resistir bien las altas o bajas temperaturas sin estropearse y que es muy asequible para su compra.
  • Huevo: el huevo nos aporta proteínas, y aunque en verano es mejor evitarlo porque puede dar problemas a la hora de que haga mucho calor, ahora que se acerca el invierno es uno de los ingredientes con el que puedes contar para preparar tus ensaladas en tupper.
  • Atún: otro de los esenciales que además es fácil de adquirir y no resulta demasiado caro. Proteínas y ácidos grasos favorables para nuestro organismo son sus mayores ventajas.
  • Pollo o carne: si mejor que el pescado prefieres la carne, también puedes optar por añadir a tu ensalada trocitos de estos previamente rebozados o a la plancha. La combinación resultará en un plato completo idéntico al que podrías disfrutar en casa pero con la ventaja de que no necesitarás calentarlo para que esté bueno.

Como ves, los ingredientes con los que puedes complementar la ensalada perfecta para llevar a la oficina son muchos y tan solo tu propio gusto personal te indicará con cuáles te puedes quedar mejor. Otras opciones son añadir trocitos de pan tostado, vegetales como el pepino o el calabacín e incluso algunas legumbres como lentejas o habas previamente cocidas.

Respecto al adobo, aunque se puede optar por salsas preparadas para un aporte calórico completo, lo mejor es elegir el aceite de oliva virgen que es una de las grasas más sanas; el zumo de limón en lugar del vinagre por sus aportes de vitamina C, y también las hierbas aromáticas que nos ofrecen la posibilidad de conseguir una mezcla de sabores mucho más exótica y variada y que además no aportan ningún nutriente que no sea esencial para nuestro organismo. Éstas últimas en muchos casos tienen además propiedades curativas y desintoxicantes con lo que sin lugar a dudas se convierten en la opción preferida para poder llevar a cabo la ensalada 10. ¿Te apuntas a preparar la tuya siguiendo estos consejos?

Imagen: Lablascovegmenu

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...