Con una buena alimentación siempre tendrás la chispa de la vida

Un dato curioso e interesante es el siguiente: el cerebro solo representa el 2% de nuestro peso y sin embargo necesita alrededor del 20% de la energía que ingerimos. Por lo tanto, si nos falta algún tipo de nutriente o comemos demasiado esto puede afectar al sistema nervioso produciendo síntomas como apatía, desgana, irritabilidad, nerviosismo, cansancio, fallos de memoria e incluso depresión.

Para no llegar a ello y mantener siempre la chispa de la vida, es importante tener una dieta equilibrada como la mediterránea. Por lo tanto hay que darle ciertos nutrientes al cerebro para no caer en este tipo de estados.


La principal energía que se necesita el cerebro es la glucosa, que proviene de comer alimentos ricos en carbohidratos como pueden ser las legumbres y los cereales. La soja, requesón, almendras y cacahuetes contienen fenilalanina, los nutrientes encargados de aportar vitalidad.

El plátano, pila, aguacate y dátiles aportan triptófano, nutrientes imprescindibles para generar serotonina en el cerebro, una sustancia relacionada con las emociones y el control del hambre y el sueño. También presente en el queso, leche, huevos, cacao y frutos secos.

El calcio no solo fortalece los huesos, también es necesario para el buen funcionamiento del cerebro. Debes tomar al menos tres raciones diarias como por ejemplo, un yogur, 150 g de queso fresco y 25 g de queso holandés.

Los vegetales de hoja verde contienen buenas dosis de vitaminas del grupo B, que mantienen el buen funcionamiento del sistema nervioso. El germen de trigo y la yema de huevo también. El aceite de oliva, influye en las membranas de las células nerviosas y mejora el funcionamiento de la serotonina.

Para finalizar el pescado azul, contiene el ácido omega 3 con un importante papel en el correcto funcionamiento del sistema nervioso.

Imagen | blogdefarmacia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...