¿Conoces la Yemoterapia?

Si no conoces los beneficios de la yemoterapia no puedes perderte este artículo

La Yemoterapia no es más que el uso de las yemas y los brotes florales para elaborar productos naturales con fines medicinales.

La Yemoterapia se utiliza en homeopatía y en fitoterapia para elaborar formulas y concentrados líquidos con un gran potencial reparador.

En una flor o un brote vegetal se encuentra toda la fuerza del árbol o de la planta que está a punto de desarrollarse. Las células presentes en las yemas pueden ser similares a las células madre de los humanos.

Las yemas y los brotes de las plantas a simple vista pueden parecer lo mismo, pero en los brotes se incluyen las yemas, los tallos y las hojas en sus primeras etapas de crecimiento.

El médico belga Paul Henry fue el primero que propuso utilizar las yemas de las plantas para tratar de compensar alteraciones tanto físicas como del ánimo en las personas y para ello elaboró un catalogo de productos a mediados del siglo pasado.

Teoría de Paul Henry

Paul Henry publicó sus investigaciones en el siglo pasado en los años 50 y elaboró un catalogo de productos a los que llamó fitoembrioterapia y su teoría fue ampliada por el médico francés Max Tetau que la llamó Yemoterapia.

Las yemas y los brotes de las plantas están formados por tejidos embrionarios que contienen todo el potencial de la planta adulta concentrada

La Yemoterapia aprovecha toda la energía de los principios activos almacenados en los brotes de las plantas

La Yemoterapia recuerda a las Flores de Bach pues emplea extractos de yemas muy diluidos en preparados por maceración que reciben el nombre de extractos hidroalcohólicos glicerinados.

Para extraer todos estos principios activos se necesitan tres elementos:

  • Agua. Con ella se aíslan las vitaminas hidrosolubles, sales minerales y también taninos y flavonoides
  • Alcohol. Con él se extraen los glucósidos, los alcaloides, los ácidos y las vitaminas liposolubles
  • Glicerina.Con la glicerina se extraen los aceites esenciales, las ceras y los pigmentos.

Las yemas que se utilizan deben ser recién recogidas y maceradas por unos cuarenta días en una solución de 50% de glicerina, 30% de alcohol y 20% de agua

Cada especie tiene su indicación específica y la dosis debe ser de 15 gotas que deben disolverse en agua o zumo de frutas en tres tomas diarias.

Yemas más utilizadas en la Yemoterapia

Las yemas más empleadas en la yemoterapia  tanto en remedios homeopáticos como en fitoterapia son las siguientes.

  • Yemas de espino albar ( Crataegus monogyna)

Estas yemas de espino albar tienen propiedades hipotensoras, sedantes, diuréticas y también son relajantes musculares por eso están indicadas en casos de hipertensión arterial, en caso de palpitaciones por nervios y tensiones musculares.

Se pueden usar como remedios homeopáticos y como extractos hidroalcohólicos

  • Yemas de abedul (Bétula péndula)

Estas yemas de abedul tienen propiedades diuréticas, antiinflamatorias, depurativas, desintoxicantes y antirreumáticas, por eso están indicadas en caso de retención de líquidos, reumatismo y gota

Estos brotes se usan en infusión y en gotas de extractos hidroalcohólicos

  • Yemas de arándano rojo ( Vaccinium vitis-idaea)

Estas yemas de arándano tienen propiedades antioxidantes, antiinflamatorias, depurativas, antisépticas y antidiarreicas, por eso se utilizan en casos de varices, adormecimiento de manos y pies, infecciones urinarias, diarreas y calambres.

Pueden usarse en forma de jarabe, en gotas de extracto hidroalcohólico y en homeopatia.

  • Yemas de pino silvestre ( Pinus sylvestris)

Las yemas de pino silvestre tienen propiedades antiinflamatorias, antisépticas, antipiréticas, diuréticas, depurativas y expectotantes, por eso se utilizan en casos de afecciones respiratorias, en casos de gripe o asma

Estas yemas pueden usarse en infusión, en jarabe y en extracto líquido

  • Yemas de olivo (Olea europaea)

Las yemas de olivo tienen propiedades antihipertensivas, diuréticas, depurativas, hipoglucemiantes, por eso se utilizan en casos de hipertensión, diabetes, retención de líquidos y sobrepeso.

Estos brotes pueden utilizarse en infusión, gotas hidroalcohólicas y en remedios homeopáticos.

  • Yemas de abeto blanco ( Abies alba)

Estas yemas de abeto blanco tienen propiedades expectorantes, antisépticas, analgésicas, antirreumáticas y antiinflamatorias, por eso se utilizan en casos de bronquitis, asma y alergias de primavera.

Estos brotes pueden utilizarse en forma de infusión y en concentrado de extracto líquido

  • Yemas de romero ( Rosmarinus officinalis)

Las yemas de romero tienen propiedades tónicas, estimulantes, digestivas, carminativas, antiinflamatorias y  protectoras hepáticas, por eso se utilizan en casos de debilidad, astenia, gases, flatulencias y en alteraciones hepáticas leves.

Pueden usarse en forma de extracto líquido y en remedios homeopáticos

Uso en Fitoterapia

La Fitoterapia también utiliza yemas vegetales en sus preparados como brotes de pino silvestre, de pino marítimo y de abeto. También se utilizan brotes de árboles de hoja caduca com el álamo blanco, el álamo negro, el sauce, el aliso y la encina

Con ellos podemos elaborar remedios contra la diarrea, para mejorar los problemas respiratorios y hasta ungüentos para quemaduras según los brotes o las yemas que utilicemos.

Y tú,¿Habías oído hablar de los beneficios de la yemoterapía?¿Conoces mucha gente que la use?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...