Controla tu tensión con el olivo

Es uno de los productos españoles más apreciados, el aceite de oliva, pero también se comienza a ver como una alternativa natural para controlar la hipertensión.

Realmente su nombre científico es Olea europaea –que se refiere tanto al olivo cultivando como al salvaje- y de él hay que decir que los mismos beneficios que se obtienen de su fruto –la oliva- se consiguen cuando se toma en infusión.

Este árbol ha sido objeto de mil y un estudios y se ha comprobado que la infusión de las hojas de olivo tiene, efectivamente, un efecto hipotensor, es decir que se encarga de reducir la tensión. Al parecer, ese beneficio se debe a que consigue que las arterias se dilaten y no se obstruyan, con lo que al paso de la sangre por ellas se facilita. Además, inhibe o disminuye la presencia de angiotensina convertasa, que desencadena todo el proceso interno por e cual la tensión arterial se dispara.

Y no hay que olvidar el efecto antioxidante del olivo, por lo que puede contribuir a evitar el daño oxidativo –el envejecimiento- provocado por los radicales libres.

Además de sus beneficios para controlar la tensión, la hoja de olivo es también un producto anti-cancerígeno. Contiene unos polifenoles, los secoiridoires, que según se ha confirmado recientemente ayudan a frenar la acción de un gen, implicado en la aparición de algunos tumores mamarios. La infusión se elabora con 50 g de hojas por cada litro de agua y se beben dos o tres tazas diarias. Pero ten en cuenta que tiene una ligero efecto laxante.

También algunos expertos en terapias naturales lo recomiendan a las personas con litiasis billiar –piedras en la vesícula- para el momento en que sufren un cólico. En ese caso, se utiliza su aceite –a dosis controladas- y se van repitiendo las tomas a lo largo del día hasta que el dolor remita o se consiga acudir al médico.

Imagen | bibigeek

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...