Cuidado con la higiene íntima

cuidado-con-la-higiene-intima

Limpio no es siempre sinónimo de sano, ya que existen hábito en la higiene personal que no hacen más que amenazar nuestra salud, y en algunos casos atentamos contra el equilibrio natural.

Por ejemplo en la higiene íntima o ginecológica como el uso del bidet y de los geles se produce irritación y sequedad en la zona, lo que puede generar daños en las mucosas o cambios en su composición natural.


Lo mismo sucede con los desodorantes íntimos o protectores diarios, sobre todo los perfumados. Cada vez hay más personas que tienen alergia o sensibilidad a los productos químicos y éstos son todos químicos que quedan en contacto con la mucosa durante muchas horas y terminan provocando irritación, flujo y procesos inflamatorios más importantes.

Simplemente lavando los genitales externos con agua estaríamos asegurando la higiene sin riesgos. Las duchas intravaginales no sólo alteran la flora, sino que pueden llevar los gérmenes a órganos más altos, como el útero, las trompas y los ovarios. La vagina tiene una función audepuradora a través del flujo que limpia diariamente sus paredes.

El nivel de acidez de éste flujo mantiene en equilibrio la flora vaginal constituida por microorganismos. Esto protege de posibles infecciones.

Según los ginecólogos, las mujeres deben entender que la zona genital necesita estar ventilada. Y para ello aconseja al llegar a casa ponerse una falda y sacarse ropa interior y, en lo posible, dormir sin ella.

Imagen | Nuco

Más en CentroMujer | Salud ginecológica, Menstruaciones dolorosas o endometriosis

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...