Del estrés normal, al estrés visual

Los síntomas son escozor en los ojos, cansancio en la vista entre los más comunes, con lo cual los especialistas recomiendan seguir una serie de pautas.

postura

Si tuviéramos poco con el estrés normal que cada vez lo sufren más personas, ahora tenemos que prestar atención al estrés visual, una nueva patología que cada vez asola a más personas y quizás no sepan que sufren, estrés visual. La primera causa se deriva de pasar largas horas delante del ordenador, los síntomas, vista cansada, visión borrosa, ineficacia visual y dolor de cabeza, dolor muscular en la zona cervical y de la espalda y fatiga general.

Realmente es otra patología del nuevo siglo, puesto que cuando se agudiza la vista se conjugan una serie de factores. Y aunque pensemos que la agudeza visual es la correcta, la visión no es confortable. Si nos preguntamos por qué, la respuesta es una visión escasa, lo cual no quiere decir que se tenga una reducción de la vista, más bien una disminución visual, al tener que ajustar la vista o tener que realizar un gran esfuerzo en centrar la vista en un objeto, como puede ser una pantalla del ordenador.


Por lo tanto si notas, malestar ocular con tensión en los ojos, visión borrosa, sensación esporádica de diplopía (visión doble), sensación de cansancio ocular y pesadez en los ojos; enrojecimiento ocular, escozor y aumento de la secreción de lágrimas; disminución de la agudeza visual y percepción borrosa de los objetos; y dolor de cabeza. Tienes estrés visual. Seguramente os ha pasado en más de una ocasión si la vista está sometida a una fijación prolongada en los trabajos a corta distancia.

Lo mejor para prevenirla es seguir unas pautas ergonómicas. La posición de la espalda debe estar recta, con los pies apoyados sobre un soporte y con una posición del tórax que permita respiraciones profundas. No pegar la vista al monitor o al área de trabajo, aunque sea una lectura o escritura. Si bien la luz es importante que sea natural, si es artificial, la luz directa debe entrar por el lado opuesto al área de trabajo para no provocar sombras, ya que eso provoca el tener que fijar más la vista.

Realizar descansos nos permite evitar o relajar el estrés ocular, al dejar de fijar la vista en el objeto de trabajo, y por supuesto, quizás necesites lentes para trabajar de cerca. Aún así, toda prevención es poca, ya que el estrés ocular, es una realidad y se pueden tomar medidas a tiempo.

Imagen | poldavo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...