Deporte y resfriado, ¿son amigos o enemigos?

Son amigos pero con condiciones. Es nuestro propio cuerpo el que nos dirá si estamos preparadas, y el sentido común el que regirá la actividad elegida.

El fresquito, la lluvia e incluso las primeras nevadas se están apoderando de nuestra geografía. Y con ello llegan también los primeros resfriados. Preparados para explotar en cualquier momento, empiezan con una ligera congestión matinal o un leve malestar y acaban por convertirnos en una densa capa de mucosidad.

Si tenemos por costumbre practicar deporte, nacerá entonces una duda existencial. ¿Puedo seguir haciéndolo mientras estoy resfriada? La respuesta depende de muchos factores y cuenta con varias particularidades. Y a continuación las desglosamos.

  • La intensidad del resfriado: El cuerpo es sabio y nos informa de hasta qué punto estamos enfermos. Si te sientes demasiado débil para levantarte del sofá o para salir de casa, definitivamente lo estás para hacer ejercicio. Si eres capaz de ir a trabajar y afrontar los deberes del día a día con cierta normalidad, entonces puedes incluir el ejercicio en la lista. La clave es que no te fuerces. Y sobre todo, si hay fiebre de por medio, quédate en cama. Con fiebre el ejercicio físico es cero recomendable.
  • La etapa del resfriado: Sobre todo en el caso de los niños, o de personas propensas a una salud delicada, es muy posible que se opte por prescindir del ejercicio durante el punto álgido del resfriado. En ese caso, un buen indicativo para saber cuándo se está listo para volver a la carga es el color y espesor de los mocos. A más verdes y espesos, mayor recuperación.
  • El tipo de ejercicio: Si decides continuar practicando ejercicio físico, es importante que escojas bien cuál y dónde practicarlo. De este modo, se recomienda encarecidamente evitar las máquinas y las pesas, y en general todo lo referente a ir al gimnasio. La primera razón son las posibilidades de contagio a otras personas, y la segunda que el sobreesfuerzo muscular aumenta considerablemente el riesgo de lesiones. Practicar yoga en casa o salir a caminar una media horita será suficiente en estos días, y nos ayudará a descongestionarnos. Y en el caso que salir a correr sea una práctica habitual, tampoco hay que descartarla.
  • La preparación para el ejercicio: Es importante que en estos días, si practicas deporte, te asegures de prepararte mejor para ello. Abrigarse mejor para salir a la calle, calentar durante más rato, y beber mucha agua y bebidas energéticas. Una buena alimentación y suficientes horas de sueño serán el complemento perfecto para un ejercicio físico concienzudo y en equilibrio con las circunstancias.

En realidad, y como vemos, es todo una cuestión de sentido común. Y sobre todo, de no desobedecer los dictámenes de nuestro propio cuerpo. Sí, vale, si por él fuera dormiría doce horas y se hincharía a bombones. Pero de vez en cuando lleva toda la razón, y en el tema catarros no suele equivocarse. ¡Escúchale!

Foto: sunchild123.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...