Dieta contra el tabaco

Si pensabas que entre tanta dieta no habría una para dejar de fumar o al menos intentarlo, ahora podrás comprobar que si bien no es milagrosa, te ayudará a dejar el hábito con una alimentación ideada para aumentar las defensas.

Entre que la Ley del tabaco incita a que cada vez sean más las personas que quieren dejar de fumar de una vez por todas, a pesar de haber probado mil y un ‘inventos’, así como las consecuencias nocivas que tiene para la salud. Esta dieta está ideada precisamente para ayudar a los fumadores que están en proceso. Está principalmente indicada para eliminar las toxinas que genera el cigarrillo y sobrellevar mejor la falta del cigarrillo.

Con un poco de fuerza de voluntad así como el propósito firme de dejarlo, a la vez que dejas un vicio mortal, no tendrás problemas, porque con esta dieta no recuperarás esos kilos que dicen se cogen una vez dejas de fumar y que, es una de las causas para que muchas no se decidan a dejarlo.


No pueden faltar las frutas y verduras, ya que su alto contenido en vitamina C, es esencial ya que normalmente los fumadores necesitan mucho más que una persona no fumadora. .

Lácteos, huevos y zanahorias que aportan la vitamina A con propiedades antioxidantes que son las encargadas de reforzar las defensas. También son antioxidantes los frutos secos y el té verde por lo que es importante incluirlos en la dieta.

El calcio como la leche, los yogures o el queso son también imprescindibles en la alimentación de las personas fumadoras con el fin de que los huesos estén sanos y fuertes.

Seguir una dieta incluyendo estos alimentos imprescindibles no es tan difícil simplemente procura que estén en todas las comidas que realizas al día.

Por ejemplo puedes comenzar el día con un buen desayuno en el cual incluyas los lácteos, un zumo de naranja natural y una pieza de fruta. A la hora de la comida, incluye las verduras cocidas o ensalada y de segundo, pescado o pollo a la plancha. De postre, una pieza de fruta rica en vitamina C. Las cenas ligeritas como una pasta aliñada con aceite de oliva, una pieza de fruta o yogurt o simplemente una ensalada de frutas variadas es suficiente.

Si necesitas comer o picar entre horas lo mejor es la fruta, yogurt, té, tostadas integrales, queso fresco o frutos secos. Y por supuesto hay que beber al día dos litros y medio de agua para estar siempre hidratados.

Imagen | eozikune

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...