Disfunciones sexuales femeninas

Las disfunciones sexuales femeninas, son una de los motivos más frecuentes de consulta.
Provocan en la mujer baja autoestima, frustración, culpa y tristeza; además son causales del deterioro de la pareja.
Dentro de las causas, factores orgánicos, emocionales o psicológicos, son las principales.
Vaginismo, anorgasmia, deseo sexual hipoactivo, son algunos de los trastornos sexuales femeninos más comunes.
En este post, hablaremos de las disfunciones sexuales femeninas, y cuales son sus caracteristicas y sus síntomas.

Las disfunciones sexuales, son muy frecuentes en las mujeres

Las disfunciones sexuales, son muy frecuentes en las mujeres

Hoy hablaremos de los trastornos de la sexualidad femenina, o de las disfunciones sexuales femeninas (DSF), problemas bastante frecuentes y que generan el principal motivo de las consultas.

Aunque aún hay muchas mujeres que sienten temor o vergüenza de hablar de estos aspectos de su intimidad, cada vez más se están animando a hablar del tema y de buscar ayuda para superarlas.

Las DSF, requieren tratamiento, ya que le provocan a la mujer además de preocupación y angustia, una baja calidad de vida y un deterioro de la relación de pareja.

Las disfunciones sexuales femeninas, pueden dividirse en cuatro grupos, dependiendo de la fase sexual implicada o afectada.


Así por ejemplo hablamos de deseo sexual hipoactivo, el cual se manifiesta con ausencia o disminución del deseo sexual y las fantasías sexuales y de aversión sexual, que es el rechazo o fobia al acto sexual, cuando existe un trastorno dentro de la fase del deseo.

Dentro de los trastornos de la fase de excitación, encontramos la disfunción de la excitación, que se caracteriza por la incapacidad de excitarse o la disminución en la respuesta genital (lubricación), necesaria para el acto sexual.

El vaginismo y la anorgasmia, son las disfunciones sexuales femeninas más comunes

El vaginismo y la anorgasmia, son las disfunciones sexuales femeninas más comunes

Dentro de los trastornos de la fase del orgasmo, se encuentra la anorgasmia, que es la incapacidad para experimentar el orgasmo y finalmente dentro de la fase del dolor sexual, se incluye a los trastornos conocidos como dispareunia, que es el dolor genital durante o después de las relaciones sexuales, y el vaginismo, que se caracteriza por contracciones involuntarias de los músculos de la vagina, al momento de la penetración, ya sea del pene en la relación sexual o de instrumentos médicos como puede ser el espéculo, durante un examen ginecológico de rutina.

Si bien todos estos problemas pueden llegar a presentarse a cualquier edad, son más frecuentes durante la menopausia, debido a la caída en los niveles de estrógenos y progesterona.

En las disfunciones sexuales, puede existir un problema orgánico, ser inducidas por factores externos y con certeza, el componente psicológico también puede infuir para que éstas se presenten, por ello dentro de los tratamientos de las DSF, está la terapia psicológica.

Todos estos trastornos, provocan en la mujer, angustia e insatisfacción personal, por ello, es muy importante consultar con un especialista, cuando detectes algunos de éstos síntomas, ya que son trastornos que pueden corregirse y curarse, con un adecuado tratamiento.

Fuente: Aprender Salud
Fotos de Nicole.Strube en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...