Ejercita el músculo pubiococcígeo

Si estimulas el músculo pubiococcígeo puedes multiplicar la masa muscular y conseguir orgasmos más intensos. Si quieres saber dónde está y cómo fortalecerlo, no te pierdas este artículo.

Apúntate a la moda de la gimnasia sexual

Hay muchas formas de potenciar el placer sexual. Existen los lubricantes, los juguetes, las fantasías, los disfraces, las posturas… y existen una serie de ejercicios físicos que hacen que tu organismo esté más predispuesto al placer. De la misma manera que vamos al gimnasio para fortalecr las extremidades, el abdomen o el trasero, los genitales también son un músculo que hay que cuidar. Apúntate a la moda de la gimnasia sexual y no dejes de experimentar con los resultados.

Lo primero que debes saber es que todos tenemos un músculo muy especial, el pubiococcígeo o músculo del placer, situado entre el hueso pévico y el coxis, en la base de la cabidad pélvica. En el caso de los hombres, el pubiococcígeo se sitúa alrededor de la próstata. Este músculo se tensa durante el orgasmo y provoca sensación de tirantez.  Si comienzas a ejercitarlo mediante pequeñas contracciones se acumulará más cantidad de masa muscular… y eso quiere decir que habrá más concentración de sangre. Este nuevo y original ejercicio se puede practicar en cualquier lado, sin necesidad de cansancio y sudor.

Si los hombres aprenden a contraer levemente el músculo cuando las contracciones pre-orgasmo se produzcan, controlarán y retardarán la eyaculación. Esto se debe a que trabajas el pubiococcígeo, situado alrededor de la próstata, que es por donde pasa el semen antes de la eyaculación. En cuanto a las mujeres, es posible encontrar el músculo del placer mediante una sencilla exploración. Si introduces un dedo por la vagina y tensas un poco, como queriendo contener la salida de orina, sentirás que hay una pared que presiona tu dedo. Es ahí donde se encuentra el pubiococcígeo. Intenta encontrarte relajada cuando realices la exploración, de lo contrario es probable que otros músculos circundantes se tensionen y puedas confundirte. Si realizas ese mismo precedimiento unas cuantas veces a la semana, seguro que pronto empiezas a ejercitarlo.

Puedes empezar a contraer en cualquier momento del día (o de la noche)

Como ves, la salud sexual pasa también por un poco de saludable ejercicio físico. No en vano uno de los ejercicios cardiovasculares más completos es el hacer el amor. Como todo buen aficionado al gimnasio que se precie, seguro que sabes que siempre es bueno combinar la cardio con la musculatura. Y si la actividad física no te interesa demasiado, olvídate de músculos y esfuerzos y dedícate solo a practicar el sexo. Un buen chute de adrenalina nunca viene mal al organismo.

Chica flexionada por antifama en Flickr

Chicas en la playa por mikebaird en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 4,00 de 5)
4 5 1
Loading ... Loading ...