El alcohol saludable: una moda que va en alza

Nuevas marcas en el mercado. Productos que dicen ser aporte de salud. Así es la nueva moda del alcohol saludable que viene pisando fuerte.

Kombrewcha

¿Has pensado alguna vez que el alcohol puede ser sinónimo de salud? En realidad sí lo has hecho. Aunque quizás ahora mismo no lo recuerdes. De hecho, el vino y la cerveza se han hecho un hueco entre los conocidos como alcoholes saludables. Tanto, que los estudios demuestran sus muchas propiedades, y el consumo moderado recomendado hace que muchos apuesten por ellos. Precisamente su fenómeno de salud, así como la producción nacional han hecho que estén gravados con muchos menos impuestos de los que tienen los alcoholes más duros. Pero hoy no queremos referirnos a ellos como los denominados alcoholes saludables, sino revisar las nuevas tendencias del mercado en ese sentido.

En el mercado de Estados Unidos, donde casi siempre se llevan experimentos comerciales de casi todos los tipos, está surgiendo una nueva moda en la que lo saludable que tiene el alcohol va a ser el gran protagonista para el lanzamiento de nuevos productos. Muchos ya están en el mercado, y no solo se venden bien, sino que están generando cambios de comportamiento en el beber, y se convierten también en una opción para aquellos que de primeras decían no al alcohol. Para muchos expertos, con ellos surgirá una nueva industria turística, con locales en los que se venderán productos exclusivamente saludables, pero que tienen alcohol.

La salud en el alcohol

Kombrewcha es un buen ejemplo de cómo son estos productos. En un envase que busca llamar la atención de un consumidor moderno, apasionado urbanita, y que encuentra en el minimalismo la mejor expresión, nos encontramos con una cerveza. Sin embargo, es una cerveza que muy poco tiene que ver con la tradicional a la que estamos acostumbrados en las barras de nuestros bares. Esta cerveza, se lleva a cabo con un contenido de alcohol reducido, y al mismo tiempo lleva té carbonatado. Una mezcla de la clásica rubia, pero a la que se le añade té carbonatado. Sería algo así como una clara en la que la gaseosa se sustituye por té con gas, en la que el contenido de alcohol es más bajo, y que además se presenta en un packaging con todas las de ganar.

Pero no solamente las cerveza particulares como la Kombrewcha triunfan en esta nueva moda de las bebidas alcohólicas. Las bebidas con alcohol sin gluten también causan sensación. Aunque en realidad el hecho de que  apuestan por la salud en ese sentido es casi exclusivo para quienes tienen intolerancia a este componente de los cereales. Pero no solamente hablamos de alimentos que busquen hacer el ocio y las salidas más fáciles a aquellos que pretenden cuidarse, o simplemente evitarse reacciones alérgicas. También las hay que pretenden cambiar el contenido en calorías y el sabor de muchos de esos alcoholes que no acaban de convencer a muchos. Por ejemplo, en el caso español, parece que la Radler sí que está causando estragos en el mercado, y son muchos los que se atreven a colocarla en sus estantes, aún pese a cuándo se pensaba que nuestra caña de barril era insustituible.

¿Qué pasa con España?

El mercado americano está muy acostumbrado a casi toda clase de experimentos en cuando a los productos que se presentan. Sin embargo, en España, quizás no estemos tan preparados a que nos cambien lo de siempre. Los expertos creen que en nuestro país no estamos tan predispuestos a que la cerveza deje de ser cerveza. O a que el vino se presente como otra cosa que no sea vino. De hecho, en el nuestro hay una cultura alrededor de ambas bebidas, una cultura que lleva incluidos tintes gastronómicos y sociales. Pero eso no implica que no pueda haber movimientos. De hecho, en las grandes ciudades ya se están viendo algunos en ese sentido, y poco a poco, se da lugar a ciertas variaciones.

Particularmente, no creo que un invento como Kombrewcha acabe siendo el rey de los bares en nuestro país. Pero conociéndonos como ciudadanos, y las diferencias que existen entre todos nosotros, sí que creo que podrían convertirse en un producto alternativo que tenga su propio espacio. Hay muchos españoles a los que no les gusta ni el vino, ni la cerveza; y como en todas partes, hay ciudadanos que no beben ni una gota de alcohol simplemente porque no les gusta. Creo que en realidad, para todos ellos, para los que se preocupan en exceso de las calorías, para los que prefieren una vida más sana, para los que no aprecian el sabor de todas esas bebidas, hay una opción. Y quizás lo que falta es saber en dónde crear nuevos negocios para hacérsela asequible. ¿Tú cómo lo ves? ¿Crees que el alcohol saludable podría triunfar en España?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...