El cambio de hora y cómo nos afecta a las mujeres

Hoy cambiamos la hora y es muy probable que muchas no le demos la importancia que tiene, pero sin embargo, puede causarnos serios problemas a la salud que ni siquiera achacamos al horario


cambio de hora

Probablemente este fin de semana, para muchas de nosotras el cambio de hora suponga un alivio. Al fin y a cabo este que hacemos el último domingo de octubre, siempre solemos agradecerlo con aquello de que «dormimos una hora más». Sin embargo, lo cierto es que además de recordar lo bien que nos sentimos ahora, por allá por marzo, cuando le quitamos horas de sueño a nuestro cuerpo, y decir solo entonces que casi hubiera sido mejor no haber atrasado el reloj por eso de tener que levantarse con una hora menos de sueño, en este caso lo cierto es que el cuerpo lo nota, y son muchas las cosas que puedes sufrir como consecuencia del cambio de hora, y en este caso, vamos a hablar precisamente de ellas, porque como acabamos de cambiar el reloj, para muchas, estos síntomas serán recientes y en muchos casos no los asociarán con la causa del reloj, porque al fin y al cabo, solemos pensar que esa hora no nos cambiará la vida.

El cambio de hora y cómo nos afecta a las mujeres

Antes de enumerar los síntomas en los que podemos sufrir el cambio de hora, quizás vale la pena mencionar porque se hace. Y es que no se trata de algo que sea común en todo el mundo, sino que es propio de Europa, y también se ha copiado en otros países, pero no la mayoría de naciones hacen algo similar, y aunque a un español puede parecerle ya lo normal, cabe destacar que un extranjero de fuera del viejo continente puede quedarse un poco alucinado con eso de cambiar de forma ordenada y en toda Europa la hora, para que el último domingo de octubre las 2 de la mañana sean las tres.

La idea del cambio de hora tiene la única razón de ser en un intento de ahorrar energía, y aprovechar mejor las horas del sol. Y aunque en España la cosa aún no está bien analizada, porque estos días se habla de volver al horario de Londres, y comunidades del noroeste exigen tener de forma particular el horario de Portugal, ya que no les compensa ese cambio que se realiza con el horario actual, de momento, se aplica de forma unánime en todo el país y en Canarias igualmente, aunque las islas tienen como ya sabes una hora menos respecto a la Península.

Factores que pueden ser provocados por el cambio de hora

Analizados ya los porqués del cambio de hora, y vista la problemática en el caso español, ahora pasamos por fin a descubrir algunos de los síntomas de que nuestro cuerpo no tolera demasiado bien esos nuevos horarios, y que si bien no se dan siempre y dependen en gran medida de la vida que llevemos, así como de los problemas por los que estamos pasando, es interesante saberlo para detectarlos a tiempo.

  • Desorientación: que nos cambien una hora de la noche a la mañana siguiente puede resultar gracioso para salir más horas de fiesta, para volver más tarde, o para por ejemplo estar toda una noche y una hora más con tu chico. Pero el día siguiente cambió la hora de comer, la de cenar y la de tomar el autobús, y aunque no lo parezca puedes sentirte bastante desorientada, porque las necesidades que tienes no coinciden con el reloj. Esto dura solo unos pocos días, y luego nos acostumbramos. Hasta marzo, que toca el mismo proceso  a la inversa.
  • Ansiedad: muchas mujeres pasan de la primera fase que hemos mencionado a esta. En realidad si estamos en un momento en el que ya de por sí vamos mal de tiempo, bien por el trabajo, bien por preocupaciones familiares, bien por cualquier otra razón, nos encontramos en realidad con que tenemos problemas con este cambio, y claro, al final se nos junta todo, y podemos sufrir este tipo de síntoma, que si bien se pasa al volver a la costumbre, puede generar serios cambios de humor y malestar general mientras no nos adaptamos.
  • Problemas para conciliar el sueño: aunque hay quien se adapta muy bien a los cambios de hora, y duerme como un lirón donde quiera que esté, hay a quien le resulta mucho más complicado hacerlo, con lo que el cambio de hora puede provocar al final más trastornos de sueño, o despertar aquellos que creíamos superados. Lógicamente a la semana, si todo va bien, deberíamos poder volver a la normalidad, aunque esos primeros días se pasa bastante mal para quien los sufre.

Cabe destacar que pese a que todos estos síntomas son en realidad algo pasajero, puede que en algunos casos se conviertan en lo que en lenguaje médico se conoce como Trastorno Afectivo Estacional y es precisamente en ese caso cuando hay que consultar a un especialista. Y pese a que no hay unos tiempos idénticos para todo el mundo, en realidad hablamos de unas tres semanas sin que nos sintamos bien para pensarse acudir a un médico.

Imagen:  loretahur

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...