El deseo ¿está condenado a morir con el tiempo?

Si bien los estudios demuestran que el amor si que tiene una fecha de caducidad, hoy nos hemos querido hacer la misma pregunta en cuanto al deseo ¿está condenado a morir con el tiempo?

besos de deseo

En nuestro blog hemos hablado varias veces de los muchos estudios que afirman que el amor viene con fecha de caducidad. Es decir, que en realidad estamos condenados a dejar de sentirlo, porque ese estado en el que hay mariposas en el estómago, en el que nos encontramos con las hormonas haciendo de las suyas, y que parece que nuestro cuerpo se siente extasiado por la otra persona no se puede mantener durante toda la vida, ya que nuestro organismo no lo resistiría. Pero ¿ocurre lo mismo con el deseo sexual? ¿Acaso también está condenado a desaparecer?

Lógicamente amor y deseo van de la mano. Eso significa que es normal que en el primer período de la relación nos encontremos con unas ganas que no podemos controlar de hacerlo a todas horas y en todo momento. Sin embargo, en realidad eso no puede tampoco mantenerse, al menos de forma natural. Pero eso no implica que todas las parejas pierdan las ganas de hacerlo, sino simplemente que acentúan la falta de lo que sentían de forma natural porque su cerebro mandaba todas esas hormonas y sustancias químicas que nos hacen enloquecer, por otras cosas.

El cariño pasa a sustituir a la pasión, y si la pareja se quiere de verdad, y está dispuesta a hacer lo necesario para permanecer unida, en realidad se llega hasta dónde se quiera. Tanto así que bastan unas cuantas ganas de no caer en la rutina, recordar las cosas al principio, y sorprender de vez en cuando al otro en el terreno sexual para volver a sentir ese deseo que nos hace perder la cabeza y disfrutar de un placer casi infinito. Pero claro, hay ocasiones en las que faltan las ganas de hacer todo este esfuerzo digamos extra, y ahí es dónde se originan los grandes problemas relacionados con la pérdida del deseo.

Sin embargo, el tiempo no es la única causa de que dejemos de sentir ese deseo por el otro. Muchas parejas refieren también la falta de interés que muestra el otro, la falta de concentración en su persona, o la multitud de cosas que tenemos en mente durante un día completo así como la falta de tiempo para explicar que les falten las ganas. Está claro que nadie dijo que fuese fácil mantener el deseo con los años, pero ya sabes que el refrán dice que lo fácil es aburrido, y yo creo que merece la pena el reto de convertir lo difícil en un placer cotidiano. ¿Tú qué opinas?

Imagen: Daquella manera

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...