El polen y las alergias

Si eres alérgica a algún tipo de polen y quieres conocer algunos consejos para saber cómo convivir con el polen debes seguir leyendo este artículo.

Las alergias y el polen

Cada año con la llegada de la primavera parece que la vida comienza a resurgir. Los campos se llenan de multitud de colores, los árboles que antes estaban desnudos se visten ahora de bellas flores y las calles y las terrazas comienzan a llenarse de gente para disfrutar de la llegada del buen tiempo y poder gozar así del aire libre. Todo parece cobrar una nueva vida.

Sin embargo, la primavera también trae las alergias que pueden convertir la vida de algunas personas en una auténtica pesadilla. Cada año se incrementa el número de personas alérgicas y los sectores de la población que se ven más afectados suelen ser los adolescentes y los adultos jóvenes. Si quieres saber cómo sobrellevar de la mejor manera posible la alergia, sigue leyendo este artículo.

Alergia y polen

La alergia es una respuesta inmunológica defensiva frente a un estímulo que no provoca reacción en la mayoría de las personas, por eso podemos decir que el origen de la alergia se produce en el individuo y no en el elemento que la produce.

El polen es una partícula que emiten las plantas con flor masculina para poder fecundar a las flores femeninas. Durante la etapa de la polinización las plantas emiten al aire miles de granos de polen que no son visibles a simple vista. Ellos son los responsables de las alergias porque pueden recorrer cientos de kilómetros. Una presencia importante de polen en una región puede provocar una contaminación conocida como contaminación verde que produce muchas alergias debido a la gran concentración en la que se encuentra.

Las concentraciones de polen dependen mucho de las condiciones meteorológicas pues cuanto menos llueva más concentración de polen existirá. La llegada de las lluvias limpia un poco el ambiente, pero también favorece a las nuevas floraciones.

Consejos para convivir con el polen

Los siguientes consejos pueden ayudarte a llevar una vida lo más normal posible cuando llega el polen.

  • Lava el pelo: deberes realizar esta tarea antes de acostarte para evitar que el polen se deposite en la almohada.
  • Gafas de sol y sombreros: al salir a la calle usa gafas de sol y sombreros.
  • No frotes los ojos: procura no rascarte los ojos ya que puedes producir algún daño.
  • Airea el dormitorio: haz esta tarea por la mañana.
  • No fumes: evita fumar porque el tabaco complica las reacciones alérgicas.
  • No tiendas la ropa fuera: evita secar la ropa en el exterior.
  • Emplea mascarilla: si vas a trabajar en el jardín usa una mascarilla.
  • Ventanillas cerradas: en el coche, circula con las ventanillas cerradas.
  • Pasea por la playa: cuando puedas acércate a la orilla del mar pues las concentraciones de polen son menos elevadas en estas zonas.
  • Vivienda sin ventilar: mantén cerradas las ventanas y puertas para evitar que entre el polen.
  • Evita las horas de mayor polinización: no salgas a la calle entre las 5 y 10 de la mañana y entre las 7 y 9 de la noche.
  • No te sientes en la hierba: procura no sentarte en el césped.
  • No salgas los días de viento: evita salir a la calle los días de viento cuando la concentración de polen sea elevada.

Síntomas y tratamientos de la alergia

La alergia presenta una sintomatología variada. Afecta principalmente a los ojos, nariz, garganta y pulmones y sus síntomas son la conjuntivitis, el picor en la garganta y nariz, los estornudos y congestión nasal, la dificultad para respirar con tos y pitidos y el cansancio que complica la vida profesional y familiar. 

Existen dos métodos para tratar la alergia al polen: la inmunoterapia y los antihistamínicos.

  • Inmunoterapia: también se conoce como la vacuna de la alergia pues se va administrando por vía subcutánea o sublingual el elmento que provoca la alergia en condiciones cada vez más elevadas en dosis establecidas por el especialista. este tratamiento puede durar entre 3 y 5 años y puede llegar a hacer desaparecer la alergia
  • Antihistamínicos: son medicamentos que bloquean la acción de la histamina que es una sustancia que genera nuestro cuerpo cuando se produce una alergia.

Recuerda que antes de tomar ningún medicamento debes consultar a tu médico pues el sabe lo que es mejor para ti.

Alergias cruzadas

En algunos casos las personas alérgicas pueden presentar picores en la boca o incluso edemas al comer frutas y verduras y esto se conoces como alergia cruzada entre los alimentos y el polen.

  • Alergia cruzada polen de las gramíneas: si eres alérgica al polen de las gramíneas, también pueden causarte alergia alimentos como los tomates, los pimientos, las patatas, el melón y la harina de trigo.
  • Alergia cruzada polen de ambrosía: si tienes alergia al polen de ambrosía seguro que también te producen alergia los melones, las sandias y los plátanos.
  • Alergia cruzada polen de artemisa: la alergia al polen de artemisa te puede provocar alergia a las zanahorias y los puerros
  • Alergia cruzada polen del aliso: si eres alérgica al polen del aliso te provocarán alergia los melocotones, las cerezas, las manzanas, las peras y las almendras

Lo mejor en estos casos es que consultes un médico de las alergias para evitar que se produzcan reacciones alérgicas graves.

Si padeces alergias es bueno que consultes los mapas de polinización de las diferentes zonas de España para que no te pillen desprevenida.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...