Emociones y nutrientes para tu cerebro

Comer bien y variado, incluyendo todos los nutrientes necesarios, es vital para que nuestro organismo funcione correctamente, pero también sentirnos bien a nivel emocional.

Frutos secos y plátanos son grandes portadores de la serotonina

En la vida lo único que deseamos en definitiva es ser feliz. Para ello es evidente que uno necesita que ciertas cosas de su entorno inmediato marchen bien, cosas que para cada uno son distintas y en diferente proporción.

Para esa placidez también tiene que ver con la química, y esta depende en gran medida de lo que comemos. La dieta nos proporciona la base nutritiva para que nuestro cerebro pueda fabricar los principales neurotransmisores que regulan el estado de ánimo y el control de la ansiedad.

Por ello en la dieta no pueden faltar ciertos aminoácidos, vitaminas y minerales necesarios para alimentar nuestras emociones y que forman parte de esa cincuentena de nutrientes esenciales para que el todo formado por mente y cuerpo funcione a pleno rendimiento.

Entre todas ellas se encuentra la serotonina, la conocida hormona de la felicidad, ésta interviene en la regulación del estado de ánimo y en la gestión del estrés. Por eso, algunos le otorgan el sobrenombre de hormonas de la felicidad.

Para que las hormonas puedan fabricar serotonina necesitan tener a su alcance un aminoácido llamado triptófano que debemos obtener a través de ciertos alimentos. Imagínate que a media tarde sientes deseos de comer pan o galletas. No te preocupes, no es falta de voluntad, tu mente reclama serotonina para compensarte. Una buena medida es merendar algo que lleve ambos, como un plátano o un vaso de leche junto con un puñado de cereales integrales. También se puede encontrar en la leche, plátano, aguacate, almendras, cerezas, pavo, higos, semillas de lino y arroz integral.

También está la dopamina, un neurotransmisor ligado al movimiento físico., pero también actúa a nivel psíquico mejorando el ánimo, el impulso sexual, y la capacidad de recortar. Cuando hacemos ejercicio o comemos chocolate mejoramos los niveles de dopamina, no tienen materia prima para fabricarla, no funciona. Si la dieta es variada, proporciona un aminoácido llamado fenilalanina que conjuntamente con algunas vitaminas y minerales es el encargado de sintetizar dopamina. Lo podemos encontrar en el queso, jamón serrano, pescado, soja, huevos, pollo y carne.

Imagen | racatumba

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...