Entrenando los músculos de la pelvis

Poner en práctica los músculos de la vagina requiere de cierto entrenamiento, ya que la falta de uso o el uso excesivo pueden hacer que estos se laxen y pierdan tonicidad, así en este artículo encontrarás algunos ejercicios tanto para iniciantes como para expertas que te ayudarán a mejorar lo que ya tienes.

entrenando-los-musculos-2.jpgEs durante la excitación y también durante el orgasmo que la mujer puede experimentar las mejores sensaciones en los músculos pélvicos, debido a las contracciones que se producen en esta zona. Si hacemos la comparación, con un hombre, estos músculos serían los que empiezan justamente en la raíz del falo y también alrededor del ano. Sin embargo, en una mujer forman tal vez como la figura del numero ocho (8) ya que van desde la abertura de la vagina hasta la del ano.

Debido a que son como cualquier otro músculo que poseemos en el cuerpo, estos quedan fofos si es que no se practican ciertos ejercicios, por lo que pierden la forma si es que no se ponen en funcionamiento o se entrenan. Pero no sólo hay que ver desde el punto de vista de lo físico ya que cuando estos músculos de la vagina están bien tonificados entonces, pueden mejorar muchísimo la salud de algunas mujeres que sufren de incontinencia urinaria, de esta misma manera, un hombre que tenga una potencia para erectarse baja, también podría ganar beneficios del entrenamiento de los músculos de la pelvis.

Si enfocamos este tema desde el punto de vista de la sexualidad, estos ejercicios que también son llamados ejercicios de Kegel pueden ayudar a que las mujeres tengan mejores orgasmos, es más tener múltiples de estos por primera vez. Y además, un valor agregado de esto, es que la mayoría de las mujeres pueden aprender a controlar estos músculos y así tener más placer durante el momento de la penetración y también lo puede obtener su pareja, ya que el hombre experimenta placer cuando esta aprieta y suelta varias veces la vagina mientras se da la penetración en sí. A decir verdad, los hombres pueden llegar a un orgasmo sin haber empujado el falo dentro de la vagina, sólo con sentir estas contracciones o también movimientos.

Por tanto, si estás buscando mejorar la textura de tu vagina y también unos orgasmos más intensos tanto para ti como para tu pareja, te recomendaría seguir estos ejercicios que son los más básicos en tanto el entrenamiento vaginal que necesitas:

Ejercicios de contracción: toma mucho agua y espera que tu vejiga estés muy llena. Ahora ve al baño y durante los instantes que estás orinando, contrae los músculos de la vagina de manera q contengas la expulsión. Sin embargo, es muy fácil que ten confundas con los músculos del abdomen, los cuales no debes usar para hacer este ejercicio. Así, practica esto cada vez que vayas al baño a miccionar, mejorando el control sobre tus músculos vaginales a diario: para y comienza a orinar otra vez cuando lo desees.

Ejercicio el ascensor vaginal: si para el ejercicio anterior necesitabas la vejiga llena de agua, para este será todo lo contrario pues la necesitas vacía. Así, imagina que tu pelvis es un ascensor y desde el primer piso subes al último de una manera lenta. Con la práctica podrías llegar desde este primer piso hasta cualquier otro piso que elijas y mantener tu pelvis ahí por un tiempo.

Ejercicio del vibrador vaginal: en cualquier momento del día y en cualquier lugar, tensa los músculos de tu vagina y luego suéltalos de manera muy rápida. Así, haz que vibren unas diez o veinte veces y repite el mismo ejercicio varias veces durante el día.

entrenando-los-musculos-1.gif¿Cómo comprobar si haz mejorado?

Bueno, existen diferentes maneras de corroborar que ha habido una mejora en tus músculos vaginales, una de ellas es que introduzcas un dedo en el conducto de la vagina y entonces, con estos músculos debes intentar atraparlo al contraerlos. En realidad, una mujer que ha practicado mucho y que tiene unos músculos muy bien entrenados (es decir muy fuertes), debería de poder coger un lápiz con tanta fuerza que no se lo pueda quitar con las manos (sin embargo, hay que tener especial cuidado con la punta del lápiz).

Sólo para las avanzadas
En esta etapa final del entrenamiento de estos músculos de la pelvis debes usar peso, y aunque pienses que este ejercicio lo pueden utilizar solamente las mujeres, también lo pueden poner en práctica los hombres. En realidad, podrías notar algunas sensaciones que serán nuevas y obviamente más excitantes en la zona de la pelvis, durante su ejecución, pero te aviso que también las podrías sentir en cualquier otra parte de tu cuerpo.

Así, debes usar un huevo de piedra o madera (también llamado huevo macizo o huevos chinos), el cual debe tener un anillo fijo en la punta. De esta manera, de este anillo deberá colgar el peso, pero si no consigues pesos con ganchos también podrías utilizar una bolsa de pequeña medida y también ligera para poder contenerlo.

Lo siguiente que debes hacer, es esperar a estar excitada (bien por ti misma o por tu pareja), entonces deberás introducir el huevo por la parte más ancha dentro de tu vagina. El peso con el que deberías empezar es de aproximadamente unos 250 gramos, entonces deja que el huevo cuelgue mientras lo coges fuerte con tus músculos de la pelvis. Con una mayor experiencia, podrás cargar más peso, pero tampoco es que tengas que pasar a tres kilos de una manera rápida (usa tu criterio).

Lo mejor es que comiences con un huevo que tenga un buen tamaño pero con el tiempo podrás usar uno que tenga menos tamaño ya que con a experiencia, los músculos se fortalecerán y podrás disminuir el volumen. De hecho, las mujeres que ya son expertas en este tema pueden sostener un peso grande de un huevo pequeño y sostenerlo en tal sitio sin que este se mueva en lo absoluto.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...