¿Es normal dormir mal en primavera?

Si con el cambio de hora has perdido el sueño y te duermes por todas las esquinas, no te asustes ni pienses que eres un bicho raro, es normal. ¿Quieres saber por qué?

Malas noches, primavera

Tengo que confesarlo, de tanta paliza como nos dieron con la repetición de convocatorias electorales, sólo me quedé con la musiquilla de que se iban a replantear eso del cambio de hora. Por su puesto que no me lo creí, no me acuerdo ni del partido que lo proponía, pero desde entonces he estado con la mosca detrás de la oreja. Hasta que por fin llegó el día indeseado y la noticia de que un año más había que adelantar una hora en el reloj. ¡Qué mal lo llevo! Cuando me la regalan en octubre, no me importa tanto, ya ves tú.

Ahora que ya me había acostumbrado a despertarme con la luz del amanecer: zas, otra vez de noche. Eso sí, he vuelto a escuchar lo de la musiquilla, parece que el gobierno va a crear una comisión de expertos para ver lo que procede hacer con los cambios de hora. Pues si va de comisiones, tendremos cambios de hora para rato (que no lo digo por Rato el político).

Dormir mal: la primavera la sangre altera

La primavera la sangre altera, eso es lo que antes se decía, pero no te engañes, lo que ahora agita la sangre (y la hacer hervir) no es la primavera es el adelanto de hora. No eres tú el único que lo lleva mal. Curiosamente una de las cosas a las que más afecta, es al sueño y como consecuencia de un sueño de mala calidad, a la falta de energía. Se nota sobre todo en los niños, en las personas mayores y en aquellas que padecen problemas de insomnio. También en adolescentes y jóvenes. Vamos, que no se salva ni “el Tato” (ya sabes, popular y legendario torero sevillano).

Deben prestar, también, especial atención, aquellas grupos que sufren alguna dolencia o predisposición cardiaca, ya que el despertar puede afectar al ritmo cardiaco y la presión arterial. El cambio de hora suele aumentar el número de infartos de miocardio y de accidentes cardiovasculares. Y no sólo se duerme peor, es que encima, luego, te duermes en cualquier sitio, sobre todo cuando no toca. Pero no te asustes, todo parece tener una explicación médica. Cuando te dicen eso se queda uno mucho más tranquilo, pero casi igual de cabreado.

Este cambio de hora resulta mucho más traumático que el que tiene lugar en octubre (ya me lo parecía a mí) porque se adelanta una hora el reloj (nos ha fastidiado) con lo que se rompen los ritmos biológicos de los procesos humanos sistémicos y celulares, incluyendo la temperatura corporal, la frecuencia cardíaca, la producción hormonal, el metabolismo y la función inmune; todos ellos muy ligados al tiempo y que tardan varios días (una semana más o menos) en reajustarse de nuevo, sobre todo en lo que respecta a la duración y calidad del sueño. ¿Y si cuando no se hacía cambio de hora (que ya ni me acuerdo) también sucedía algo parecido, por eso de que la primavera la sangre altera?

El que no se consuela es porque no quiere

Como el cambio ya ha tenido lugar y el estropicio ya está hecho, toca buscar razones para el consuelo. La primera es esa que dice: “mal de muchos consuelo de tontos”, pero casi mejor que busquemos otras, por eso de que, aunque es verdad que consuela el saber que le afecta a mucha gente, eso de ser todos tontos…

Te aseguran los expertos que este reajuste del horario está pensado para ahorrar energía, hasta un 5% del consumo. Al oscurecer más tarde, se podrá aprovechar más la luz natural. Eso sí, para poder alcanzar este objetivo, es necesario que cada uno ponga de su parte. Los ciudadanos deben prescindir de la luz artificial en sus hogares cuando no haga falta, mientras que las empresas y las fábricas tienen que utilizar tecnología que favorezca el ahorro.

Todo ello, repercute de manera positiva en la economía. Los más optimistas auguran que con el cambio de hora se gastarán 300 millones de euros menos. De ellos, 90 millones corresponderían a los hogares y los 210 restantes, al sector servicios e industria. El cambio horario favorece la relación de España, y las transacciones comerciales, con el resto de países de la Unión Europea, que también adelantan la hora. Y parece, igualmente, ser beneficioso para favorecer la reconciliación familiar.

En cualquier caso, te dicen, que para evitar los desajustes que provoca el cambio horario, es recomendable seguir algunas directrices: levantarse antes el domingo, consumir alimentos con vitamina C y magnesio, huir de las siestas prolongadas, evitar las comidas ricas en grasas y mantener el horario de las cenas.

Pues sabes lo que te digo, que quitando lo de la vitamina C y el magnesio (que las patatas fritas de bolsa lo contienen), lo demás lo dejo como está y ya se irá apañando el organismo solito como todos los años, que ya se va acostumbrando el pobrecillo. ¿Qué tienes pensado hacer tú para que no te afecte tanto el cambio horario?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 2,50 de 5)
2.5 5 2
Loading ... Loading ...