Glucosa y cafeína, un tándem ideal para el cerebro

Se ha demostrado que tomar bebidas que contengan ambas sustancias puede mejorar nuestra eficiencia cerebral

Al pensar en los típicos refrescos cafeinados que todos tomamos cuando nos apetece algo dulce y que nos quite la sed, nos vienen más a la cabeza sus supuestos efectos poco saludables en el cuerpo que no posibles beneficios para la salud. Sin embargo, esta imagen que tantos quebraderos de mala consciencia nos ha hecho pasar a los asiduos a bebidas gaseosas de color negro, viene a ser rebatida por estudios recientes que apuntan en otras direcciones. Porque ahora por fin podemos afirmar orgullosos que el consumo de este tipo de productos mejora la eficiencia de nuestro cerebro. Y parece ser que los responsables de todo ello son dos de sus compuestos más característicos y que nos vuelven locos a todos: la cafeína y la glucosa.

Las bebidas con cafeína y glucosa son un buen suministro de energía para nuestro cerebro

Los secretos de este peculiar descubrimiento fueron desvelados por el profesor Josep Mª Serrat-Grabulosa dentro del Congreso de Salud y Medicina de la Mujer (SAMEM) celebrado la primera semana de Marzo en Madrid. El articulo en cuestión trataba la “valoración de los efectos beneficiosos del consumo de bebidas que combinan cafeína y glucosa”, el cual ya fue referenciado en la prestigiosa publicación online Diariomedico.com.

Así pues, el estudio llevado a cabo por especialistas del país, aporta un poco de fundamento científico a la creencia tradicional a partir de la cuál recomendamos este tipo de bebidas azucaradas con cafeína para subir los ánimos y avivar los sentidos. Queda demostrado de este modo, que la sensación de «despertar» que sentimos cuando echamos un trago de este tipo de refrescos tiene en parte su origen en la mezcla de esos dos elementos, que hacen mejorar la atención y la memoria de trabajo. Y en términos finales, esto significa un aumento general de la eficiencia de las áreas cerebrales que sustentan las dos funciones.

El estudio remarca también que la clave para lograr dichos efectos beneficiosos para nuestra capacidad cerebral radica en la combinación de ambos elementos. De esta manera, tomar por separado cafeína o glucosa no desemboca en los mismos resultados para nuestro organismo, ya que ingeridos de forma individual sus efectos únicamente son parciales. Sólo con la sinergia de las dos sustancias obtenemos los antes comentados beneficiosos: mejoras en la atención, en las habilidades manuales, en la memoria (inmediata y a largo plazo de trabajo), en el estado subjetivo y en las funciones visuales, espaciales y frontales.

La primera investigación al respecto, “Efectos de la cafeína y la glucosa, solos y combinados, en la función cognitiva”, vio la luz hace unos meses en la publicación ‘Human Psychopharmacology: Clinical and Experimental’. Dicho estudio partía de una muestra significativa de individuos a los que se les subministraba en ayunas agua con cafeína, agua con glucosa o agua con cafeína y glucosa. Mediante este testeo alternado se pudo empezar a determinar los efectos exclusivos que proporcionaba la mezcla de los dos compuestos en una misma bebida.

No es de extrañar pues que una bebida que contenga glucosa y cafeína a la vez actúe como combustible para nuestro cerebro, interviniendo de forma directa en el aumento de su actividad. No hay que olvidar que el órgano que atesoramos dentro del cráneo, es el centro de operaciones de todo el resto del cuerpo, de manera que aunque no sufra de un movimiento físico que lo desgaste como otros músculos, sí es un gran consumidor de energía. Por eso, realizar una intensa actividad intelectual, implica que necesitamos una correcta y abundante alimentación para que su funcionamiento sea el ideal, tanto o más como si estuviéramos practicando deporte.

Conocer estos efectos beneficiosos de la cafeína más la glucosa en el intelecto resulta crucial para la época del año en la que estamos (en junio y antes de las vacaciones), cuando el curso está terminando y son muchos los jóvenes que necesitan un plus de atención y rendimiento cerebral para afrontar la recta final de exámenes. Y cómo sabemos los que ya hemos pasado por ello, es un periodo muy duro y temido por los jóvenes que están implicados de pleno, por lo que tener un apoyo revitalizante es siempre una gran noticia. Pero si además, éste se presenta en forma de bebida de la que hemos consumido toda la vida, la satisfacción es doble ya que estaremos consiguiendo los beneficios esperados sin tener que cambiar nuestra rutina ni empezar planes especiales. Y es que a veces, otros complementos alimenticios y vitamínicos que también nos pueden ofrecer ciertos beneficios para nuestro rendimiento intelectual, presentan el inconveniente de que debemos consumirlos de forma aislada y expresa, a través de cápsulas o similares.

En definitiva, un buen vaso de nuestro refresco con cafeína y glucosa preferido, además de dejarnos un muy buen sabor de boca, ahora sabemos que nos va a dar energía cerebral para rendir aún mucho mejor.

Foto: JakubJenicek

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...