Guárdate bien la espalda

Las malas posturas, los tacones de vértigo que tanto nos gustan, la falta de ejercicio y, el estrés hacen que las columna sufra y por ello es el momento de ponerla firme y guardarte muy bien las espaldas para no llegar a males mayores.

Si tienes molestias en la espalda, apóyala bien contra el respaldo del asiento, coloca un cojín en la curvatura y por los pies firmemente plantados en el suelo, claro que si tu trabajo es de estar todo el día sentada, elige una silla ergonómica con brazos, que te permitirá tener una postura correcta.

El sedentarismo es uno de los peores enemigos de la espalda, porque hace que se debiliten los músculos dorsales, lumbares y también abdominales. Si quieres evitar contracturas y dolores es imprescindible realizar a diario una actividad física que tonifique toda la musculatura de la zona.

Cuando vayas a la compra, llévate carro. Si no lo tienes, reparte el peso de forma equilibrada en bolsas, de forma que sea similar a ambos brazos. Procura que no supere los 2Kg en cada una y llévalas lo más cerca posible del cuerpo. Para levantar algo pesado, no dobles la espalda, agáchate y levántalo manteniendo la columna recta y los brazos flexionados y pegados al cuerpo.

Y por último, para evitar tensiones que facilitan la aparición de contracturas, hay que mantener una actitud positiva.

Imagen | cuidadtuespalda

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...