Infertilidad o esterilidad femenina

Mujer esterilComo ya hemos comentado en un artículo anterior, se considera que puede existir un caso de infertilidad o esterilidad si, tras un año manteniendo relaciones sexuales sin ningún tipo de protección o método anticonceptivo, aún no se ha producido un embarazo. También si se consigue el embarazo, pero éste no llega a buen término, es decir, que el feto no se desarrolla normalmente y termina malográndose.

El aparato reproductor femenino está integrado por la vagina, el cérvix o cuello uterino, el útero, las trompas de falopio y los ovarios, y cada uno de estos órganos tiene una función que cumplir en el proceso de la reproducción. Pero pueden surgir problemas físicos que impidan o interrumpan este proceso natural, tales como trastornos de la ovulación, del moco cervical, o del endometrio.

Entre las causas que pueden llevar hasta la esterilidad encontramos haber padecido alguna enfermedad pélvica inflamatoria (EIP), el fumar, el consumo de alcohol o de drogas, o el exceso de estrés. Y, por supuesto, la mejor manera de conocer las causas por la cuales el embarazo no se produce es acudir al médico para que pueda realizar las pruebas pertinentes.

Si se comprueba que efectivamente existe algún problema en la mujer, se puede recurrir a varias estrategias, siempre dependiendo, claro está, de cual sea motivo de la esterilidad o infertilidad. Así, por ejemplo, se puede recomendar a la mujer que tome cada día su temperatura basal, que es la que se tiene al despertarse por la mañana, durante varios meses y así calcular los días que está ovulando, (en esos días la temperatura es superior). Tener relaciones sexuales en los días exactos de ovulación puede ser de gran ayuda.

También se puede saber cuando se acerca la ovulación por la consistencia del moco cervical o flujo, el cual se espesa a medida que aquella está cercana a producirse.

En otros casos puede que sea necesario administrar un tratamiento hormonal, ya sea para colaborar en la fecundación como para mantener posteriormente un óptimo embarazo.

Las opciones que se presentan al comprobar que la mujer no podrá quedarse embarazada por métodos naturales son:

Inseminación por transferencia del embrión.- Se coloca dentro del útero de la paciente un embrión que ha sido extraído de otra mujer y que es producto de la inseminación artificial con espermatozoides de su compañero. Se lleva a cabo cuando existen problemas de ovulación o ésta es inexistente.

Fertilización in vitro.- En el laboratorio se pone, en un recipiente especial, el óvulo junto con el esperma, y allí se produce la fertilización. Más tarde, uno o más embriones se introducen en el útero y se espera a que se adhieran correctamente. Este método se utiliza si existen problemas en las trompas de Falopio.

In vitroTransferencia intrafalopial del gameto.- El encuentro de los óvulos con el esperma también se realiza en el laboratorio. Más tarde son implantados dentro de una de las trompas de Falopio para que allí fertilicen.

– Transferencia intrafalopial del cigoto.- El proceso comienza como el anterior, pero la fertilización se produce en el laboratorio y, posteriormente, se introduce el embrión en el cuerpo de la mujer colocándose en la entrada de una de las trompas de Falopio.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...