La bolsa del buen amante: El Ginseng

Existen una serie de productos naturales y químicos que podemos encontrar en las farmacias y que ayudan a mejorar el rendimiento sexual. Algunos de estos productos se venden con otros propósitos. Esta vez revisaremos el Ginseng, anunciado sobretodo como un antiestressante.

Uno puede acudir por muchas razones a una farmacia y este lugar generalmente es asociado en nuestra mente con alguna enfermedad. Sin embargo, muchas personas acuden a una farmacia simplemente para comprar un producto que le asegure una buena jornada sexual esa misma noche o en las noches sucesivas. Ya muchos de ustedes estarán pensando que me voy a referir a un viejo conocido de estas lides llamado condón. Pues no es así. La farmacia puede ofrecernos más de un producto que nos puede reportar grandes beneficios a la hora de cotizarnos como grandes amantes, beneficios que no distinguen de género y que le vienen bien tanto a hombres como a mujeres. Lo anecdótico del asunto es que, en más de un caso, estos productos no han sido manufacturados con el horizonte sexual en la mente sino más bien con fines terapéuticos o de otra índole. Pero la lista es más o menos larga y en esta ocasión quería situar las coordenadas del artículo en el continente asiático ya que desde allí llega el conocimiento de una raíz que desde algún tiempo se conoce en occidente y, lo mejor del caso, se viene usando con éxito en ciertos casos de disfunción sexual. Me refiero al Ginseng. Todos hemos oído hablar de esta planta, aunque sea de refilón y muchos de nosotros lo hemos archivado en nuestras mentes como algo exótico y lo hemos asociado con una de las tantas medicinas naturales para el stress, el cansancio y toda la demás verborrea que le sigue. Todo es cierto, pero también influye notablemente en la función que nos atañe, la función sexual.

ginseng-1-flickr-por-cary.jpg

Imagen tomada de Flickr por Cary

En mi caso, el primer acercamiento que tuve al Ginseng fue en su forma de mate, en aquellos sobrecitos filtrantes tan anunciados para el tratamiento de adelgazamiento de una persona. Para ser más exactos, fue una pareja mía la que siguió con rigor este tratamiento y vaya que le funcionó. Ella logró bajar casi 15 kilos, por supuesto acompañando el Ginseng de una buena dieta y de un programa de ejercicios. Sin embargo y, para mi sorpresa, estas no fueron las únicas noticias que trajo esta bendita hierba. Paralelamente, quien escribe notó como su pareja cogía cierta aceleración en cuanto a su rendimiento sexual. En un principio lo atribuí a los kilos que ella había perdido merced a su régimen lo que le permitía moverse con más soltura.

Pero en retrospectiva, debo decir que a las pocas semanas de haber empezado a consumir el Ginseng, se operaron los cambios. Ahora era ella quien tomaba la iniciativa a la hora de tener relaciones y lo hacía con una vehemencia propia de una pareja que apenas está disfrutando de sus primeras jornadas de sexo y –les confirmo- que este no era nuestro caso porque ya llevábamos varios meses juntos. Claro que en ese momento yo no hice preguntas y me sumé a lo que mi novia y el Ginseng proponían, feliz por la nueva inyección de energía y vigor que asistió a nuestra relación. Fue un tiempo después cuando investigaba un poco acerca de las propiedades del Ginseng que me topé con que era una raíz considerada dentro de la gama de los afrodisíacos. Esta palabra puede ser objeto de duda o incluso englobada en una esfera mística pero existe documentación respecto a sus propiedades y no de ahora, sino de tiempos remotos. Pero echemos una pequeña ojeada a esta raíz que estoy seguro será bienvenida en cualquier hogar.

ginseng-6-flickr-por-trashfoods-photos.jpg

Imagen tomada de Flickr por trashfood’s photos

Debemos empezar diciendo que hay varias especies de Ginseng, siendo los más conocidos el Ginseng Coreano y el Ginseng Americano. Sin embargo los efectos estimulantes, que son los que buscamos, vienen con la familia coreana. La versión americana del Ginseng más bien propone efectos relajantes. El componente principal dentro del Ginseng son los llamados ginsenósidos, los cuales ejercen acción sobre nuestro organismo en forma de adaptación más que de estimulación momentánea. Esto supone un efecto acumulativo en el cuerpo por lo que se recomienda consumir el Ginseng durante un par de meses a los que debe seguir una o dos semanas de descanso. Una de sus propiedades principales es la de estabilizar el azúcar en sangre, mejorando la carga de glucógeno muscular en el cuerpo que, dicho en buen cristiano, son las reservas de energía del cuerpo. Por lo tanto uno se siente revitalizado con este efecto. Otra de sus grandes propiedades es la vaso dilatación lo que promueve una mejor circulación de sangre que redunda en una mejor asistencia de sangre hacia el cerebro, mejorando por tanto las funciones intelectuales como la memoria, la capacidad de aprendizaje y la concentración. Pero este efecto vaso dilatador alcanza también los órganos genitales. En los hombres, la sangre fluye con mayor libertad hacia los cuerpos cavernosos del pene, promoviendo una erección más potente y sostenida. Del mismo modo, este efecto vaso dilatador, alcanza la vagina en las mujeres, logrando una rápida lubricación de la misma. Todo este proceso sumado a los beneficios que se han producido en el Sistema Nervioso Central, hacen que el acto sexual sea mucho más sensible y por tanto mucho más placentero.

ginseng-4-flickr-por-bunchofpants.jpg

Imagen tomada de Flickr por bunchofpants

Como hemos visto, el Ginseng tiene cubierto todos los frentes en cuanto al rendimiento sexual. Por un lado, se asegura de tener nuestras reservas de energía bien cargadas (glucógeno muscular), por otro lado se asegura que haya un buen irrigo sanguíneo hacia la zona genital y, por último, se encarga de optimizar el Sistema Nervioso Central, lugar desde donde parten todos los agentes estimulantes y que vana tener participación directa en el proceso del estímulo y de la excitación previa al acto sexual (pro hormonas y cofactores). ¿Cuál sería la dosis? En general se recomienda 100-200 miligramos de extracto de Ginseng tomados una o dos veces al día. Los chinos vienen usando esta raíz desde tiempos milenarios como vigorizante sexual. No creo que sea casualidad la tremenda explosión demográfica de este país. Todo queda reducido a ponerse de pie e ir a la farmacia más cercana para comprobar esta coincidencia.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...