La crisis nos ha vuelto más depresivos

Desde 2006, los españoles sufrimos más de trastornos psicológicos como la depresión. De hecho, han aumentado los diagnósticos de esta enfermedad. ¿La causa? Sin duda la crisis económica.

depresion

Las enfermedades de las que nos hemos curado gracias a la medicina moderna, casi se nos ha olvidado por completo cuando hablamos de las que actualmente, más nos afectan. Hace años, nadie sabía lo que era el estrés, aunque en realidad, no era una cuestión de que no existiese y lo hayamos inventado en el siglo actual, sino que la medicina no estaba aún preparada para su diagnóstico, y el modo de vida era muy distinto al que actualmente tenemos. Sin embargo, si bien hemos dado muchos pasos hacia adelante, también hemos retrocedido unos cuantos. Sobre todo, debido a la mala racha económica que llevamos. La depresión hace estragos en España.

Desde el año 2006 a la actualidad, se han diagnosticado hasta un 4% más de casos depresivos, y el historial de suicidios en esta época ha ido en aumento. Si bien en los últimos años de ese período, la tendencia ha sido a estabilizarse, continúa siendo una cifra muy alta comparada con las décadas anteriores, en las que además España era uno de esos países que sus ciudadanos definían como felices. La crisis tiene mucho que ver con la depresión y a continuación analizamos por qué y en qué sentido toda esa burbuja económica nos ha afectado a la salud.

La economía que nos saca de quicio

Cada historia es un mundo. Está claro que para que se de un cuadro depresivo tienen que darse muchas circunstancias. No todas las personas que sufren una crisis monetaria, están deprimidas. Y hay quién no tiene problemas económicos y, sin embargo, tiene depresión. Esto es un hecho. Pero no cambia las estadísticas que se recogen y que se comparten a la luz pública en el estudio Impact, presentado por uno de los profesores de la Universidad de Psiquiatría de Mallorca. En la época de crisis española, la que va desde 2006 a 2010, se han visto incrementadas de manera considerable las afecciones mentales. La depresión es la que más ha crecido, con cifras que van de un 2,4% en los casos graves, a un incremento del 1,8% en los casos más leves. Pero no ha sido la única que lo pone de manifiesto.

De hecho, la dependencia y el abuso de alcohol también están ahí para demostrarnos que la grave crisis que atravesamos, nos afecta mentalmente. Otras de las patologías a las que se hace referencia como aquellas que han aumentado durante estos años, y que pueden estar relacionadas con la situación que se vive es precisamente la ansiedad y la angustia. En estos casos hablamos de porcentajes del 1,9% y del 1,8%, respectivamente.

El suicidio

Para los médicos, el suicidio es la manifestación extrema de la depresión. Se produce cuando la persona que sufre esta enfermedad ya no encuentra salidas posibles, ni quiere seguir intentándolo. En ese sentido, la patología ha aumentado en términos absolutos desde el año de la crisis 2010. A partir de esa fecha, y teniendo en cuenta las cifras oficiales del INE, se ha pasado de los 3158 casos que se dieron entonces, a los 3870 que se contabilizaron en 2013. Todas esas personas que se quitan la vida, no tienen por qué tener relación con los problemas económicos, pero en la mayoría de los casos, el incremento se explica por ello, según el estudio.

Quizás conviene hacer una reflexión acerca de las razones económicas que nos están lastrando tanto física, como psicológicamente. En realidad, esta crisis que estamos aún viviendo no trata de acortarse el cinturón, sino de hacernos perder calidad de vida. Es muy difícil en sí mismo salir de una de las situaciones anteriores sin ayuda. Mucho más lo es si además, no se tiene el dinero para pagar la terapia, o la situación empeora día a día. Es complicado que nadie haya puesto freno a toda esta problemática social, que tarde o temprano nos estallará a todos en la cara.

¿Realmente creemos que tenemos un organismo que lo resiste todo? ¿Realmente como sociedad pensamos que las enfermedades mentales se superan y ya está? ¿No va a haber secuelas de todo esto? Yo en realidad pienso que las habrá. Tanto para aquel que ha sufrido una depresión, o una dolencia relacionada con la mala época que nos ha tocado vivir; como para aquellos que las van a vivir indirectamente. Y al final, se habrá demostrado que no se hizo lo suficiente. Hay cosas que no se pueden permitir. Y estropear el bienestar social anulando cosas que son básicas en une estado desarrollado ignorando los datos, es una de ellas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...