La doble puerta de la Sanidad pública y la privada

El caso de una mujer, que ha sido operada pagando de su bolsillo la operación, abre el debate de los recortes en los hospitales públicos.

Quirófano

Estamos en un momento social un tanto complicado, porque la crisis económica, de la que siempre acabamos hablando en todas las tertulias, nos va comiendo cada vez más terreno en cuanto a derechos sociales y beneficios obtenidos durante años a través de nuestros propios impuestos. La Sanidad pública es un derecho que disfrutamos desde hace muchos años y nuestros padres y nuestros abuelos lucharon mucho para conseguir que el sistema que tenemos ahora funcionase.

Me parece tremendo que por una crisis económica, creada en muchos sentidos por los propios poderes económicos, vayamos perdiendo derechos sociales y todo acabe rebotando negativamente en la gente de a pie. Porque la Sanidad pública y la Educación pública han sido los mayores perjudicados en esta crisis a causa de los recortes del Gobierno por sacarnos de ella lo antes posible sin darse cuenta, o dándose cuenta pero sin hacer nada por solucionarlo, de que estos dos derechos sociales son absolutamente necesarios y unos pilares para la sociedad.

Como muestra de todo ello tenemos el caso de una mujer que acudió al hospital de El Vendrell, en Tarragona, con la necesidad de solucionar un problema de cadera con una prótesis. En este hospital, la  lista de espera en los casos de prótesis de cadera supera el plazo máximo que se supone garantiza el Departamento de Salud de la Generalitat de Cataluña. Pero eso sí, si pagas la operación por tu cuenta, entonces te puedes saltar la lista de espera.

Este hospital es uno de los cerca de sesenta hospitales catalanes que reciben una financiación mayoritariamente de la Generalitat, pero su gestión está en manos de terceros, ya sean ayuntamientos, entidades privadas, etc. El hospital de El Vendrell está gestionado por una empresa privada y como no recibe dinero suficiente por los recortes, las salas de operaciones no pueden asumir el coste de abrir los quirófanos para toda la lista de espera que hay. Por ello, si alguien paga por su uso de forma privada, se le opera en los mismos quirófanos que se le operaria al paciente si fuera su turno por la lista de espera y con los mismo profesionales.

Por lo tanto, el problema de las listas de espera no es que los quirófanos sean usados de forma privada y se cuelen operaciones pagadas con dinero privado, sino que el hospital no recibe dinero público para abrir esos quirófanos y operar a los pacientes que están esperando ser operados. Esto es lo que le pasó a una mujer de 66 años, Isabel Navarro, de Santa Oliva, en Tarragona.  Esta mujer no podía soportar más el dolor de cadera y tenía por delante un año de lista de espera. Entre los familiares recogieron la suma del coste de la operación, 9.300 euros. Al pagar fue operada en pocos días en el mismo quirófano y por los mismos profesionales que la hubieran atendido por la vía pública.

Lamentablemente da la sensación de que poco a poco debemos pagar por una asistencia sanitaria de calidad, aunque ya paguemos con nuestros impuestos la Sanidad pública. De hecho, tengo la sensación de que o tenemos un seguro privado, donde nos aseguren que en un momento de necesidad podamos tener una asistencia sanitaria de calidad y rápida, o nos veremos obligados a sufrir el dolor si no tenemos el dinero puntualmente ante una necesidad determinada. ¿Hasta dónde vamos a llegar? ¿En qué momento nos pedirán pagar por algo que ya hemos pagado con nuestros impuestos, como le ha pasado a Isabel?

Vía | elpais.com

Imagen | Irekia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...