La higiene íntima: imprescindible para tu salud sexual

La higiene de nuestro cuerpo, es algo fundamental no sólo para mantener el equilibrio saludable del mismo, sino también para relacionarnos con las demás personas y para vernos presentables y atractivos. Y el cuidado de la higiene sexual y de nuestros genitales, no es la excepción, ya que si bien muchas veces es subvalorado, es de suma importancia para evitar infecciones; y desde ya si estás buscando un encuentro sexual, contar con una buena higiene, te da algunos puntos a favor. Hombres y mujeres, debido a su anatomía, requieren tener distintos cuidados respecto de su higiene íntima, y cada uno debe prestar atención a partes específica de sus genitales a los fines de contribuir con su limpieza y evitar la proliferación de gérmenes, que más tarde pueden provocar infecciones. Toma nota de las siguientes recomendaciones, si quieres tener una buena higiene sexual. Hombres: deben prestar especial atención al glande. Sobre todo los no circuncidados, deben retirar completamente el prepucio, y lavar muy bien la zona del glande, con algún jabón neutro de glicerina, sin perfumes, para evitar la acumulación de secreciones y esmegma. Mujer: debes lavarte a diario la vagina, simplemente con agua, para evitar resecamiento e irritaciones de los labios, y para no alterar la flora normal de la vagina. La vagina te la debes limpiar de adelante hacia atrás, ya que si lo haces al revés, puedes arrastrar los microorganismos presentes en el ano hacia la vagina y provocarte alguna infección. No debes realizarte duchas vaginales para no alterar el ph normal de la vagina. Durante la menstruación, debes extremar las medidas de higiene. Cambiar diariamente tu ropa interior, lo recomendable es que utilices prendas de algodón al menos durante gran parte del día. Deja la lencería erótica sólo para los momentos en que quieras seducir a tu pareja, pero no la lleves puesta el resto del día. Trata de usar pantalones aireados y no demasiado apretados. Cambia tu bikini y sécate inmediatamente la vagina cuando salgas de la piscina o del mar. Recomendaciones para los dos: Usa una toalla distinta para secarte los genitales, y no la intercambies con nadie. Antes de mantener sexo oral, presta atención a tu higiene bucal, pero no utilices spray ni enjuagues bucales ya que pueden alterar el ph de la vagina o provocar reacciones alérgicas. Si tienes sexo anal, nunca introduzcas el pene en la vagina después de haberlo hecho en el ano, ya que arrastrarás los microorganismos de éste último, siempre debes lavarte muy bien primero antes de realizar una penetración vaginal luego de una anal, o cambiar el preservativo. Lavarse bien las manos antes y después de la masturbación y del coito. Orinar después del coito, para ayudar a arrastra las bacterias que pueden provocar cistitis, hacia el exterior. Si tienes en cuenta todas estas recomendaciones, ¡no tendrás de que preocuparte!

La higiene íntima es muy importante

La higiene íntima es muy importante

La higiene de nuestro cuerpo, es algo fundamental no sólo para mantener el equilibrio saludable del mismo, sino también para relacionarnos con las demás personas y para vernos presentables y atractivos.

Y el cuidado de la higiene sexual y de nuestros genitales no es la excepción, ya que si bien muchas veces es subvalorado, es de suma importancia para evitar infecciones; y desde ya si estás buscando un encuentro sexual, contar con una buena higiene te da algunos puntos a favor.

Hombres y mujeres, debido a su anatomía, requieren tener distintos cuidados respecto de su higiene íntima, y cada uno debe prestar atención a partes específica de sus genitales a los fines de contribuir con su limpieza y evitar la proliferación de gérmenes, que más tarde pueden provocar infecciones.

Toma nota de las siguientes recomendaciones si quieres tener una buena higiene sexual.

Hombres: deben prestar especial atención al glande. Sobre todo los no circuncidados deben retirar completamente el prepucio, y lavar muy bien la zona del glande, con algún jabón neutro de glicerina, sin perfumes, para evitar la acumulación de secreciones y esmegma.

Mujer: debes lavarte a diario la vagina, simplemente con agua, para evitar resecamiento e irritaciones de los labios, y para no alterar la flora normal de la vagina.

La vagina te la debes limpiar de adelante hacia atrás, ya que si lo haces al revés, puedes arrastrar los microorganismos presentes en el ano hacia la vagina y provocarte alguna infección. No debes realizarte duchas vaginales para no alterar el ph normal de la vagina.

Durante la menstruación debes extremar las medidas de higiene. Cambiar diariamente tu ropa interior, lo recomendable es que utilices prendas de algodón al menos durante gran parte del día. Deja la lencería erótica sólo para los momentos en que quieras seducir a tu pareja, pero no la lleves puesta el resto del día.

Trata de usar pantalones aireados y no demasiado apretados. Cambia tu bikini y sécate inmediatamente la vagina cuando salgas de la piscina o del mar.

Recomendaciones para los dos: usa una toalla distinta para secarte los genitales, y no la intercambies con nadie. Antes de mantener sexo oral presta atención a tu higiene bucal, pero no utilices spray ni enjuagues bucales ya que pueden alterar el ph de la vagina o provocar reacciones alérgicas.

Si tienes sexo anal, nunca introduzcas el pene en la vagina después de haberlo hecho en el ano, ya que arrastrarás los microorganismos de éste último. Siempre debes lavarte muy bien primero antes de realizar una penetración vaginal luego de una anal, o cambiar el preservativo.

Lavarse bien las manos antes y después de la masturbación y del coito. Orinar después del coito, para ayudar a arrastra las bacterias que pueden provocar cistitis, hacia el exterior.

Si tienes en cuenta todas estas recomendaciones, ¡no tendrás de que preocuparte!

Foto: higiene por Mikecpeck en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...