La ‘Ley Mordaza’ puede impedir que se destapen fraudes alimentarios

Una nueva enmienda del PP podrá permitir a las empresas alimentarias presentar hasta tres informes comparativos sobre un estudio en particular. Esto retrasaría la salida de posibles fraudes alimentarios por lo menos dos años y nos dejaría, a los ciudadanos, huérfanos de la información que nos ayuda a evitar consumir alimentos dañinos.

Una ley que podría evitar que fraudes alimentarios salieran a tiempo a la luz

Una enmienda del PP sobre la nueva ley de calidad, en el caso de que se apruebe, va a permitir que las empresas alimentarias puedan parar estudios que consideren que les perjudican hasta presentar un estudio alternativo. De hecho pueden evitar que se publique ese estudio hasta tener hasta tres estudios comparativos sobre ese fraude o irregularidades. De esta manera, puede darse el caso de que haya un estudio que sostenga que puede haber riesgo para la salud por un producto alimentario y que pasen años hasta que ese posible fraude saliese a la luz. Esto es lo que desde FACUA llaman ‘ley mordaza‘, una ley que podría evitar informar a tiempo de posibles fraudes alimentarios.

Tengo la extraña sensación de que con esto de la crisis económica está cambiando la sociedad en que vivimos y nuestros derechos. Parece que en estos tiempos todo está permitido y si algo nos queda de esa sociedad democrática y libre es el derecho a la información y a la libertad de expresión. Una información que nos permite evitar que nos den gato por liebre, que nos permite estar al día y saber qué pasa en cada momento.

Esa información obliga muchas veces a que las empresas nos vendan alimentos y productos de calidad, por lo que si esa información o ese posible fraude alimentario no nos llega a tiempo: ¿Cómo se puede evitar que algunos productos lleguen hasta nuestra casa? Además, pienso que los estudios que presentan algunas organizaciones de consumidores referentes a lo que nos venden las empresas alimentarias, en el fondo les ayudan a ellas y nos ayudan a nosotros, los consumidores.

Porque si las empresas venden productos de calidad no tienen por qué tener miedo a esos estudios y en el caso de que haya algún producto que no deba salir a la venta, les beneficia retirarlo antes de que pueda provocar ningún perjuicio a nadie. Por lo que opino que esos estudios son como un control de calidad, que es molesto para las empresas, pero necesario para mantener la calidad de los productos alimentarios que nos venden.

Asociaciones como FACUA o la OCU (‘Organización de Consumidores y Usuarios‘) denuncian que no serviría de nada si se denunciara públicamente un fraude alimentario cuando hayan pasado dos años desde que se diera la voz de alarma del posible fraude alimentario, esos dos años sería el tiempo que transcurriría mientras que la empresa de alimentación realiza otros estudios comparativos sobre esas irregularidades o posible fraude. ¿A quien beneficiaría esta nueva ley si se aprobase? ¿Por qué el partido que nos gobierna ha presentado esta enmienda a última hora y sin permitir que las asociaciones de consumidores puedan debatirla?

Fuente | elpais.com

Foto | anieto2k

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...