La Sinestesia

la-sinestesia

La sinestesia es un proceso de aprendizaje puede llevar a experimentar combinaciones de los distintos sentidos a través de la vista, el oído, el olfato, el gusto o el tacto, los cuales se combinan de formas poco corrientes porque diversas áreas del cerebro se comunican entre ellas.

Sus beneficios se relacionan con la memoria, sobre todo, en el ámbito de la vida cotidiana. Es más sencillo recordar un nombre, un número de teléfono u otras informaciones importantes gracias a la asociación con un color.

Se considera una experiencia adicional que enriquece la percepción de la realidad. Por ejemplo, hay personas que visualizan los números como si se localizaran en un espacio en tres dimensiones (es decir, pueden ver que el año 1980 está más alejado que 1995). Según algunas investigadores, las personas con este tipo de sinestesia son capaces de recordar mejor que otras personas fechas de sucesos pasados.

Existen varios tipos de sinestesia, aunque el más común y estudiado es el denominado «color-grafema«, en el que las letras, palabras o números evocan colores. Otras personas perciben colores cuando se enfrentan a unidades de tiempo y también es frecuente imaginarlos en las palabras, los sonidos o las notas musicales. Además, hay quien asocia los sabores con colores, sonidos o sensaciones táctiles, hasta llegar a casi todas las combinaciones posibles entre los distintos sentidos.

Otra característica de la sinestesia es su carácter estable en el tiempo. En el caso del tipo «color-grafema», siempre se relaciona el mismo color para un número concreto. Son sensaciones de carácter perceptual, que no se basan en la memoria y no se pueden reprimir: son automáticas e involuntarias.

Cuando una persona con sinestesia percibe un estímulo de un color distinto al experimentado de manera interna (asocia el color verde a la letra A, pero debe enfrentarse a ésta coloreada en naranja), se genera un desagrado. Diversos estudios de comportamiento llevados a cabo en esta universidad española muestran que esta reacción afectiva es automática, difícil de ignorar y tan potente como para influir en la conducta de la persona que la experimenta.

Imagen | tnarik

En Centro Mujer | Fagomina, tu aliada contra el apetito

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...