Las mujeres de 50 años también sufren trastornos alimentarios

Los trastornos en la alimentación no son solo de personas jóvenes. Las mujeres mayores también están sufriendo la presión de una sociedad que espera que se mantengan siempre delgadas. Mujeres que han superado los 50 años, así lo demuestra un estudio que revela que no son exclusivos de jóvenes y adolescentes. En EE UU, un 70% de las mujeres de más de 50 años ha tratado de perder peso, y un 13% admite tener algún tipo de desorden alimentario por esta causa. Sufren presiones que las empujan que las empujan a tener una alimentación muy poco saludable.

Los desórdenes o trastornos alimentarios siempre se han relacionado con las mujeres jóvenes, pero un nuevo estudio acaba de revelar que las mayores de 50 años también pueden sufrirlos y de hecho ya los sufren.

El estudio, dirigido por la doctora de la Universidad de Carolina del Norte, Cynthia Bulik, se inició con una encuesta de 1.849 mujeres, de 50 años o más. Se encontró que el 13% de ellas admitió tener algún tipo de desorden alimentario, un 62% por ciento aseguró que su peso o estado de forma influía negativamente en sus vidas y un 70% habían tratado de perder peso.

Aunque se basa en una muestra relativamente pequeña, según su autora, los resultados reflejan una tendencia que se observa en las clínicas médicas donde muchas mujeres mayores están luchando ya con este tipo trastornos.

Bulik, directora de un programa de trastornos de la alimentación, asegura que las mujeres mayores «están sufriendo más presiones que nunca sobre su aspecto y eso las empuja a seguir hábitos alimenticios poco saludables para poder tener un buen cuerpo, el cuerpo de una persona más joven».

En realidad, a las mujeres de más de 50 años les ocurre lo mismo que a las jóvenes: La diferencia entre lo que se ve en el espejo y lo que ven en las revistas es deprimente para muchas mujeres, explica la investigadora.

La doctora Bulik, asegura que la sociedad en la que vivimos espera que las mujeres se mantengan delgadas siendo jóvenes, pero también en la mediana edad y al ser ya mayores.

La autora del estudio, también del libro ‘La mujer en el espejo’, asegura no estar sorprendida por los resultados y espera que sirvan para acabar con el estereotipo de que los trastornos de la alimentación afectan solo a adolescentes y jóvenes.

Imagen | bocadorada

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...