Los tacones altos, ahora beneficiosos para la salud

tacones.jpgCon los zapatos altos me pasa lo mismo que con las faldas o con las uñas pintadas: me siento mucho más femenina. No soy, desde luego, ninguna excepción, todas sabemos que cuando nos subimos a unos buenos tacones, nos sentimos más atractivas. Pero hasta ahora los médicos nos tenían penada la vida con los stilettos. Mucho se ha hablado de lo peligrosos que son para la salud, de los defectos posturales que nos inducen, de las desviaciones de columna que pueden producirnos, de las graves lesiones en los tobillos.

Pero no todo estaba dicho, de hecho se ha especulado recientemente con la idea de que los tacones altos mejoran nuestra vida sexual al aumentar el tono muscular del suelo pélvico, con la consiguiente disminución de las posibilidades de sufrir incontinencia urinaria. Esto lo ha descubierto una uróloga italiana, que lo ha publicado en la revista científica “European Urology”, recogiendo y desmitificando una serie de hallazgos encontrados en otros estudios e investigaciones, que relacionaban los tacones altos con una serie de enfermedades, desde callos y problemas óseos hasta esquizofrenia.

La directora del estudio ha sido Dra. María Cerruto, de la Universidad de Verona (Italia). Fue llevado a cabo sobre sesenta y seis mujeres menores de cincuenta años, que completaron unos cuestionarios sobre su vida sexual, régimen de ejercicios y tipo de zapatos utilizados. Los datos fueron analizados y revelaron que las mujeres que calzaban zapatos cuyo tacón formaba un ángulo de 15 grados con la horizontal (es decir, unos cinco centímetros de tacón) tenían una postura mejor que aquellas que llevaban zapatos planos, desarrollando éstas mucha menos actividad eléctrica (relajación) en sus músculos pélvicos. Esto demuestra que esos músculos experimentan la posición óptima, aumentando su fuerza y su tono, cuando nos subimos a unos tacones “moderadamente altos”.


Según los investigadores, los tacones hacen trabajar los músculos pélvicos y reducen la necesidad de ejercitarlos. Llevar tacones durante la actividad diaria podría reducir la necesidad de realizar ejercicios del suelo pélvico para mantener esta parte de nuestra anatomía (la de las mujeres, claro) tonificada y elástica. Los músculos del suelo pélvico son cruciales para las féminas: están implicados en la actividad sexual y son básicos para la plena satisfacción de la mujer (incluido el orgasmo), son, al mismo tiempo, esenciales para soportar el peso de los órganos internos, desde la vejiga al útero pasando por los intestinos. Pero esta capacidad muscular puede verse afectada negativamente por el embarazo y el parto, y también por la edad. La incontinencia urinaria es uno de los signos de la pérdida de tensión del suelo pélvico. Existen ejercicios para fortalecer estos músculos, pero quizá no sean necesarios si nos acostumbramos a calzarnos unos tacones de cinco centímetros de altura…

Realmente los ejercicios de los que hablamos dan muy buenos resultados, pero son difíciles de realizar las primeras veces, además de pesados, pues hay que hacerlos muchas veces para notar ese fortalecimiento del suelo pélvico. A pesar de que los resultados del estudio no son definitivos, y que no son la panacea para las mujeres que ya tienen problemas en sus músculos pélvicos, es agradable saber que por ahí existe alguna investigación que nos avala cuando nos ponemos nuestros elegantes stilettos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...