Miel, gran aliada de la salud

La miel es un alimento formidable, excelente aliado en gran cantidad de males que pueden afectar nuestro cuerpo, hoy aprendemos un poco más sobre ella.

Miel

La miel es uno de los alimentos de origen natural más recomendados por especialistas en el mundo entero, ya que se han descubierto en ella más de 180 sustancias que son sumamente beneficiosas para el organismo, generando una gran variedad de resultados positivos, actuando de forma preventiva y como solución a muchos problemas de salud.

Se recomienda que los niños no consuman miel hasta los dos años de edad ya que en lactantes menores se corre el riesgo de que aun no su sistema digestivo no se encuentre lo suficientemente desarrollado para digerirla como corresponde sin ocasionar problemas. Pasada esta edad la miel puede ser consumida por niños, adultos y ancianos, sin distinción de género, edad ni ocupación, la miel es buena para todos.

Entre los factores positivos que encontramos en la miel destaca el hecho de que su consumo ejerce una acción favorable sobre el corazón, por lo que es ideal para aquellas personas que sufren de estrés o de ansiedad. También es recomendable para quienes sufren problemas de estómago ya que ayuda en los procesos de digestión eliminando los malestares frecuentes.

En el caso de los niños, la miel ayuda en el proceso de absorción del Calcio, algo sumamente importante durante el desarrollo. Consumir miel de manera moderada pero frecuente detiene la formación de placa bacteriana que es la causante de la gingivitis, el mal aliento y la aparición de caries, por lo que ayuda a mantener nuestra boca sana.

La miel es perfecta en casos en los que haya dolores de garganta ya que alivia las molestias, recomendada en casos de laringitis y faringitis sobre todo en la variedad de miel azufrada. No podemos dejar de mencionar que es un sedante natural por lo que se puede utilizar antes de dormir para combatir el insomnio y conseguir buenas noches de descanso.

Es valioso destacar que la miel tiene un poder energizante, se recomienda incorporarla al desayuno para conseguir empezar el día con energía de sobra. No solo al comerla se obtienen sus beneficios, tiene un alto poder cicatrizante, por eso se utiliza en muchos casos en los que haya heridas en la piel, tal es su poder tonificador y suavizante que muchas empresas de cosmetología la utilizan en los preparados de sus cremas faciales con excelentes resultados.

Fuente: Saber Vivir
Foto: xavi talleda

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...