Mitos sobre las frutas que debes olvidar para siempre

En el mundo de la alimentación existen muchos falsos mitos que hay que ir eliminando pero, sobre el mundo de las frutas se concentran algunos de los más absurdos. ¡Hoy los descubrimos!

fruta

La alimentación está llena de mitos que nos hemos ido creyendo y que repetimos como verdaderos loros. Hay algunos que han conseguido cambiar con el paso del tiempo. Uno de los ejemplos que me gusta poner porque a día de hoy se consideran alimentos muy saludables son el aceite de oliva y el jamón serrano. ¿Alguien recuerda lo que se decía de ellos hace poco más de una década?. Otros, sin embargo, se han mantenido así con el paso del tiempo, haciendo en muchos casos que se modere el consumo de productos muy saludables. Y las frutas son algunos de los que más palos se llevan en este sentido.

En este caso queremos ayudarte a tumbar algunos de esos mitos sobre las frutas que probablemente hayas escuchado alguna vez. Son precisamente eso, mitos, pero puede que no lo sepas. En este caso, además de conocer tú la información, deberías intentar contársela a más gente para que, poco a poco, podamos ir eliminando de la cultura popular todas esas ideas que están en realidad obsoletas y no tienen fundamento alguno. ¿No te parece? ¡Vamos a conocerlos!

Frutas a las que no hay que temer ¡Adiós mitos!

En muchos casos, los mitos se han originado como una fórmula cultural para evitar comer ciertas frutas que estaban fuera de temporada o que habían escaseado durante un determinado período. puede sonar a broma, pero la mayoría de prohibiciones de alimentación que existen, sobre todo las de contenido religioso, nacieron de un hecho como éste. Lo extraño es que se hayan conseguido extender hasta nuestros días sin que nadie haya hecho nada para despertar al mundo sobre el mito del que se habla. En todo caso, vamos a centrarnos en esas frutas que llevan asociadas verdades que no lo son sobre su consumo. ¡Toma nota!

  1. Cerezas: aunque están realmente buenas y permiten hacer con ellas un montón de postres y preparaciones exquisitas en cocina, hay quien piensa que engordan un montón. Puede que aquellas que están en almíbar o vienen con licores, y solo por el hecho de que el azúcar y el alcohol contienen un montón de calorías. Por si este mito sobre las cerezas no fuese suficiente, también hay quien dice que en realidad las cerezas arruinan la digestión. Es bastante absurdo creerlo, pero hay quien lo hace. Así que si eras una de ellas, piensa en borrarlo de tu mente desde ya.
  2. El melón: socialmente se dice que el melón es bueno solo si se consume durante el día. Si es de mañana, mejor. En realidad, este mito sobre la alimentación no tiene ningún fundamento y es difícil entender a santo de qué apareció en nuestra cultura. Quien lo defiende asegura que estas frutas fermentan en el estómago si se consumen de noche. ¡Cómo si nuestro estómago entendiese de horarios a la hora de hacer la digestión de un modo u otro! Se trata como en el caso de las cerezas de un mito de frutas que hay que empezar a olvidar.
  3. La sandía: al igual que el anterior, lleva asociado a un montón de refranes sin sentido que desaconsejan totalmente su consumo durante la noche. No hay nada de cierto en ello, y si te apetece un zumo, un batido o comértela al natural de cena, deberías saber que es prácticamente todo agua, que tiene un montón de vitaminas y además, apenas engorda ¿Cómo va a sentarte mal antes de ir a la cama? ¡Qué disparate!
  4. Frutas del bosque: sobre estas frutas los mitos los hay para todos los gustos. Por un lado están aquellos que las definen como un producto que provoca gases. Por otro, aquellos que las alaban por su gran cantidad de antioxidantes. En realidad, ni unos, ni otros, tienen razón. Al menos, no del todo. Lo cierto es que las fritas del bosque son un fruto más a añadir a nuestra dieta, pero no son un superalimento, ni tampoco provocan gases en circunstancias normales.

Como ves, hay un montón de mitos sobre las frutas que puede que hasta ahora creyeses ciertos y que en realidad eran solo eso, mitos de los que hay que desconfiar. Lo mejor para no caer en estas ideas absurdas es dejarse llevar por el sentido común. Comer de todo y hacerlo en las dosis recomendadas es lo que nos dará una dieta equilibrada que nos permite gozar de una buena salud. Lo demás son solo palabrerías.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...