Mitos y verdades que nunca te han contado sobre el zumo de naranja

Mucho se habla sobre si el zumo de naranja es perjudicial o beneficioso. Hay opiniones para todos los gustos. Valora tú mismo lo que creas más conveniente.

¿Naranjas a todas las horas del día?

Siempre que tenía gripe o catarro mi madre, fiel seguidora de los remedios caseros, me atiborraba a zumos de naranja naturales y la verdad es que no me importaba porque estaban muy buenos, sobre todo por el azúcar que yo le añadía sin que ella se diera cuenta. Recuerdo que siempre me decía que debía tomármelo porque contenía mucha vitamina C.

Pero hoy, con el empacho científico que invade a la sociedad, ¿se podrían sostener los mismos procedimientos curativos? ¿Es realmente tan beneficiosa la ingesta de zumo de naranja o tiene también sus inconvenientes? Para aclarar un poco este asunto, en el siguiente artículo se explican las ventajas y los inconvenientes del zumo de naranja.

Ventajas del zumo de naranja

Evidentemente las ventajas se refieren al zumo de naranja cien por cien natural. En el caso de comprar en el mercado zumo de naranja natural, aunque sea concentrado, no hay riesgo de tomar azúcares añadidos, sólo se consumen los propios azúcares que tiene la fruta, que no son perjudiciales.

El beneficio más popular y de los más importantes, es su alto contenido en vitamina C. Un vaso de zumo contiene el 50 % de la vitamina C diaria que necesitamos. Esta vitamina contribuye al buen funcionamiento del sistema inmunológico, es perfecta para prevenir los resfriados y también ayuda a tener un perfecto tránsito intestinal evitando las diarreas y el estreñimiento.

Junto a la vitamina C, el zumo de naranja tiene gran cantidad de micronutrientes. Uno de ellos es el folato que contribuye al crecimiento del tejido materno durante el embarazo y ayuda a reducir el cansancio y la fatiga. Por otra parte, el potasio que contiene facilita el funcionamiento normal de los músculos y mantiene una presión arterial normal previniendo problemas cardiovasculares.

Los nutrientes hacen que se asimilen mejor las propiedades nutricionales de otros alimentos por eso se recomienda tomar zumo de naranja en las comidas con vegetales, lentejas, carnes, y otras frutas, ya que de esta manera el hierro se asimila mucho mejor. Es muy importante para las personas que sufren de anemia.

El zumo de naranja es rico en citratos, lo cual puede prevenir la formación de piedras en el riñón. Además contiene flavonoides, y fitoquímicos con capacidad de reducir el riesgo de padecer un infarto y combatir el cáncer, bajar la inflamación, y mejorar casos de asma u osteoporosis.

También reduce en gran medida la oxidación celular, retardando el envejecimiento que afecta el organismo y evitando muchas enfermedades: las del hígado, la gota o artritis, la arteriosclerosis, la pérdida de la visión, la formación de cataratas.

Inconvenientes del zumo de naranja

El zumo de naranja, como cualquier alimento, debe ser consumido con moderación, por lo menos hasta comprobar que no provocará ninguna reacción perjudicial para la salud, como pueden ser las alergias o problemas intestinales. Hay algunas personas que tienen que controlar su consumo puesto que si se exceden pueden presentar brotes en la piel o migrañas.

El esmalte de nuestros dientes puede verse deteriorado por el ácido que contienen las naranjas y el consumo frecuente de fuentes de hidratos de carbono como el azúcar puede aumentar el riesgo de caries dental, especialmente si la higiene bucal es pobre, por lo que se recomienda diluir el zumo con agua para contribuir a una buena salud bucal.

Si lo tomamos en ayunas, sin nada que lo acompañe, como hacen muchas personas, el zumo de naranja puede provocar una gran acidez de estómago. Es preferible tomarlo más avanzado el día o acompañado de algún complemento alimenticio más.

El tiempo que transcurre desde que se extrae el zumo hasta que se ingiere, afecta a sus propiedades, si no es fresco y lleva más de dos horas en el refrigerador o a la intemperie, su valor nutricional se reduce hasta en un 80 %.

El zumo, al contrario que la pulpa, no contiene prácticamente fibra. Un vaso de zumo de naranja representa el 10 % de la fibra que tiene una pieza de fruta.

Hay otros inconvenientes que unos los defienden como tales y otros los niegan rotundamente. Son los siguientes:

  • Daña los oídos. La fructosa que contiene aumenta los niveles de triglicéridos que afectan especialmente al oído y pueden hacer perder, con el tiempo, capacidad auditiva. Pero otros dicen que la vitamina C que posee ayuda a prevenir la sordera.
  • Un zumo hecho con una naranja aporta sólo 60 calorías, por lo que es ideal dentro de una dieta de adelgazamiento y reduce el riesgo de sufrir obesidad. Pero, de nuevo, la fructosa disminuye el control del apetito y le hace a una persona comer más de la cuenta al no sentirse saciada. Y al aumentar bruscamente la insulina en la sangre favorece la formación de la grasa.
  • Por su alto contenido en azúcar también puede elevar los niveles de colesterol, así que las personas con tendencia a sufrir de este mal, no deberían tomarlo, pero tranquilos que otros defienden que sirve para controlar el colesterol malo. Y si las naranjas al natural son excelentes contra la diabetes, el zumo va a producir el efecto contrario.

Ya ves que el zumo de naranja puede hacer daño, pero si lo consumes de forma moderada y como parte de una dieta equilibrada puede ser beneficioso. Con todo, parece claro que, puestos en una balanza, ganan las ventajas a los inconvenientes.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...