Niveles Altos de Prostaglandinas Asociados a Cáncer de Mama

las prostaglandinas son moléculas sintetizadas a partir de grasas que intervienen en los mecanismos de inflamación. Un nuevo estudio demuestra que su asociación con el cáncer de mama es más que una teoría.

contra-el-cancer-de-mamaLas prostaglandinas nos ayudan a controlar la presión arterial, a luchar contra las alergias y modulan los mecanismos de la inflamación, pero un exceso de ellas puede incrementar el dolor, la tumefacción y el enrojecimiento en los tejidos. De hecho, pueden ser responsables de inflamaciones severas en muchos tejidos y órganos. Las grasas presentes en el pescado y los aceites vegetales se transforman en prostaglandinas a través de reacciones bioquímicas catalizadas por enzimas denominadas ciclooxigenasas (COX-1 y COX-2). Ahora, la COX-2 activa en tumores benignos de mama, ha sido asociada a un mayor riesgo de desarrollar este tipo de cáncer.

Las biopsias de tejido mamario normalmente dan como resultado estructuras que no son cancerosas, pero sí anormales, como la hiperplasia atípica. Las mujeres con esta hiperplasia son más proclives al cáncer de mama, pero no todas ellas desarrollan cáncer. El nuevo estudio liderado por Lynn Hartman, de la prestigiosa Clínica Mayo (Rochester, Minnesota), podría ser útil para diferenciar entre lesiones precancerosas y otras que permanecerán como benignas.

Las muestras archivadas de biopsias realizadas con anterioridad para la expresión de COX-2 fueron comparadas con los diagnósticos de cáncer de los registros médicos, y la vulnerabilidad al cáncer de mama fue comparada con la población general. De los 235 sujetos a los que se diagnosticó hiperplasia atípica entre 1967 y 1991, 41 mujeres desarrollaron cáncer quince años después.

La probabilidad de padecer cáncer de mama aumentó con el nivel de expresión de la COX-2 en las muestras iniciales de las biopsias. Para aquellas con los niveles más altos de la ciclooxigenasa, el riesgo aumentó 5,66 veces, de los 1,6 casos esperados de cáncer de mama a los 9 observados.

Estos resultados, añadidos a los de otras investigaciones demuestran que la COX-2 podría ser un objetivo para las estrategias quimiopreventivas. Un estudio en 2007 aseguró que las prostaglandinas del aceite de pescado eran menos efectivas en la producción de tumefacción y dolor que aquellas otras provenientes del aceite vegetal. El aceite de pescado es más afín a la COX-1, mientras que no existe esta afinidad por COX-2, con lo que grandes cantidades de aceite vegetal se convierten en prostaglandinas.

Foto: karineferreria2 en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...